El surf impactó en los Juegos Panamericanos y llegó para quedarse de cara a su debut olímpicoDeportes 

El surf impactó en los Juegos Panamericanos y llegó para quedarse de cara a su debut olímpico

El bravo Océano Pacífico golpea contra los rocas. A metros de la playa, en la entrada del complejo deportivo Punta Rocas se anuncia que las entradas están agotadas. Y en el agua los surfistas están listos para salir a buscar la ola perfecta.

No entienden muy bien qué está pasando, pero les gusta. El surf, ese deporte que aman porque los conecta con la naturaleza y porque lo comparten con amigos en la playa, les permite disputar por primera vez unos Juegos Panamericanos y luchar por un pasaje a Tokio 2020, donde la disciplina debutará en los Juegos Olímpicos.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El gran responsable de que esto ocurra es argentino y se llama Fernando Aguerre. El presidente de la Asociación Internacional de Surf (ISA) no duda en confesarle a Clarín que el que acaba de concretarse en Lima fue su anhelo durante décadas.

“Durante 22 años, soñé todas las noches y cada vez que me despertaba era un sueño. Y en la última semana cada vez que me despierto el sueño es realidad. Es increíble. Fue mucho esfuerzo y trabajo, contratiempos, imposibilidades y caminos sin salida. Pero también perseverancia”, expresa.

Leandro Usuna, con la medalla de plata, en el primer podio panamericano del surf.
Foto: Maxi Failla, enviado especial

En esta nueva era que se le abrió al surf, el próximo destino será Tokio. “El mundo olímpico es como el mundo de la política: muy difícil y cerrado, con códigos y gente que no conocía. Lo lindo de lo que logramos es haber llegado a destino sin cambiar quiénes somos. En el camino, muchas veces terminas siendo otro. Y en estos años muchas veces pensé que era imposible y que estaba perdiendo el tiempo”, cuenta Aguerre.

Esa esencia del deporte no se entregó y es la que logró, por ejemplo, que en Perú la prueba se llevara a cabo en un balneario de la costa de Lima y en Japón fuera elegida la playa de Tsurigasaki, en la prefectura de Chiba.

Mirá también

Yo quería el mar. No tengo nada en contra de las piletas, pero son un agregado. Es como correr por la montaña o en el pavimento: las dos te llevan a correr, pero si podés elegir, lo hacés entre árboles y por la tierra”, observa el presidente de la ISA.

Ornella Pellizzari, ganadora de la medalla de bronce en la prueba Open, se muestra preocupada de cara a un futuro en el que los organizadores puedan optar por un surf en superficies artificiales para asegurar las olas: “Le va a hacer bien al deporte y a las nuevas generaciones, pero lo va a distorsionar un poco. Creo que ahora tengo el trabajo más hermoso del mundo. Si me hacen surfear en una pileta, no va a ser lo mismo. Se va a volver aburrido, pero el nivel va a crecer. Se va a robotizar al surfista. Por suerte ya no voy a estar”.

El gesto triunfal de Leandro Usuna cuando se clasificó a la finalSurfistas durante los juegos en Peru. Usuna.
04.08.2019
Foto Maxi Failla – FTP CLARIN MFA_8122.jpg Z

En cambio, para Leandro Usuna, ganador de la de plata en la prueba masculina y en una cerrada y controvertida definición, es parte de “la evolución”. “Ahora están todos con el celular, ¿no? Está pasando y hay que adaptarse. Hay que tener un equilibrio y no perder lo original, que es la diversión de meterse al agua y disfrutar. Yo siempre digo que lo que más me lleva al surfing es una buena sesión con los amigos, más allá de ser campeón panamericano, olímpico o del mundo. Lo que más me gusta es surfear un día increíble con mis amigos. Es lo que más me llena”, observa.

El aspecto positivo en el que concuerdan es el de la visibilización mediática. “A favor es que tenemos muchos ojos encima. Gente que no venía a nuestras competencias y hoy viene, como el presidente del Perú, Martín Vizcarra, que estuvo acá en la final”, dice Lele.

La marplatense aporta la importancia de haberse sentido “atletas profesionales por primera vez”. Y explica: “Nos cuidaron, porque éramos los protagonistas. Es un privilegio estar en este momento de crecimiento”. Su coterráneo agrega: “En la Villa hablan de lo fuerte que está pegando el surf”.

Rumbo a Tokio, un avance fundamental fue el que se decidió en junio de este año, cuando la ISA y la World Surf League (WSL) acordaron adoptar un programa integral antidopaje, que se ejecutará según el Código de la Agencia Mundial Antidopaje y las Reglas Antidopaje de la ISA. De esta forma, se asegurará que todos los surfistas estén bajo cumplimiento de la Carta Olímpica y el Código AMA antes del histórico debut.

Agotada la chance de clasificación en Lima -sólo el campeón accedía al boleto-, Usuna mantiene igualmente su ilusión: “Hay una chance todavía. No estoy totalmente afuera. Y vamos a seguir luchando, porque mi objetivo siempre es mejorar como surfista”.

El sistema de clasificación para los 40 atletas (20 hombres y 20 mujeres) se cerrará el 31 de mayo de 2020, tras el Championship Tour de la World Surf League (WSL), que termina en diciembre, y los ISA World Surfing Games 2020.

Diez veces campeona argentina, Pellizzari no tiene el mismo objetivo, pero sí se encarga de valorar lo conquistado aquí: “Hicimos las cosas bien. No nos clasificamos de casualidad. Son años de hacer las cosas bien, una vida de sacrificios. Por eso estamos súper felices con dos medallas”.

Lima, Perú. Enviada especial.

Articulos relacionados