“La baja de la tasa crea oportunidades para los países de la región”Economía 

“La baja de la tasa crea oportunidades para los países de la región”

El miércoles pasado la Reserva Federal resolvió reducir en 0,25% la tasa de interés de referencia para el mundo. La movida generó un efecto dominó de reacomodamiento de estrategias de inversión y proyecciones de crecimiento a nivel global. Para el brasileño Mário Mesquita, economista jefe del banco Itaú, la decisión de la Fed despeja el camino para los países de la región pero a la vez entraña riesgos potenciales que no conviene desatender. De paso por Buenos Aires, Mesquita dialogó con el Económico.

-¿Cuál es el impacto global de la baja de la tasa por parte de la Reserva Federal?

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

-La baja de tasas es más importante para el flujo de divisas que para el comercio internacional. La tensión comercial entre EE.UU. y China va a continuar. No creo que se relaje por la decisión de la Fed. La rebaja es casi un antídoto contra el efecto negativo de la tensión comercial sobre el crecimiento. Pero esta tensión no se va a resolver antes de las elecciones norteamericanas del 2020. El tema comercial es muy importante políticamente para Trump, es una bandera de campaña. Trump cree que es importante cerrar un poco la economía para desarrollar su sector industrial. Un poco la estrategia de desarrollo que Latinoamérica adoptó bajo la ideología de la CEPAL en los años 50 o 60: cerrar la economía para que se desarrolle la industria.

-¿Es viable esa estrategia hoy?

-Parece que en el corto plazo sí; pero a largo plazo, no. Los que se cierran pierden la carrera de la innovación, como es el caso de Latinoamérica. Los países que no están abiertos al comercio internacional terminan siendo poco competitivos y poco productivos. Hay una interesante paradoja en el hecho de que en este momento el Mercosur y la Unión Europea hayan hecho un acuerdo. Creo que esa es la única buena noticia que hubo sobre comercio mundial en los últimos dos o tres años. La tensión global influyó justamente para que fuera posible llegar a esto. Para la UE es más importante ahora que sus relaciones con EE.UU. son más difíciles.

-¿Qué impacto tendrá el Brexit?

-El riesgo de un Brexit sin acuerdo está creciendo y eso será negativo para Inglaterra y también para la Unión Europea. La incertidumbre en el Reino Unido es muy alta y eso no es bueno para la inversión. Esto puede llevar al Banco Central Europeo (BCE) a promover una baja de la tasa de interés, a comprar activos de países y de empresas para sostener la actividad. Y también tenemos un cambio de dirección en el BCE con la llegada de Christine Lagarde. Esperamos que la baja de la tasa del BCE llegue en la próxima reunión del directorio o en la siguiente.

Mirá también

-¿Las tasas bajas implican algún tipo de riesgo?

-Siempre que haya tasas bajas también hay un incentivo para las inversiones de riesgo y surge la preocupación de que se fomenten burbujas de activos. En el mercado de renta fija internacional crece el número de países que tienen tasas negativas. Eso no es normal y podría ser síntoma de una cierta burbuja. También está toda la inversión en empresas tech, que es muy positiva, pero hay empresas que no tienen ganancias, tienen pérdidas y tienen una valuación altísima. Ahí también podría haber una burbuja.

-¿Qué implica para Latinoamérica entrar a una era de baja de tasas?

-La baja de tasas por parte de la Fed y del BCE crea oportunidades para la baja de tasas en los bancos centrales de la región. Esperamos que en México, Colombia, Perú, Chile y Brasil los tipos de interés caigan.

– No nombró a Argentina.

-Es porque todos esos países tienen metas de inflación e inflación más baja. Creo que Argentina, después de las elecciones, podría tener una tasa más baja. Pero la reacción ante la decisión de la Fed no será tan rápida como en los otros países.

-¿La baja de la tasa impulsará la llegada de capitales a Argentina?

-Sí, porque Argentina tiene una tasa muy alta. La rebaja de los intereses por parte de la Fed favorece las operaciones de carry trade.

Mirá también

-Pero así como llegan esos capitales, se van cuando la economía empieza a zozobrar.

-La llegada de capitales no es la solución de los problemas económicos. En el caso de Argentina, el problema más importante es el fiscal. El país está haciendo un ajuste muy fuerte. Me parece que es más una cuestión de continuidad que de intensificación.

-¿Cuáles son las proyecciones de crecimiento que manejan?

-Para Argentina esperamos una baja de 1,4% para este año. Para Brasil, un alza de 0,8%. Las economías que más crecen en la región son las andinas: Perú y Colombia están creciendo entre 2,5 y 3%, Chile un poco menos, y México cerca de 1%.

-¿Y para el año próximo?

-Vemos a Argentina creciendo 2,5%, y a Brasil 1,7%. Chile, Colombia y Perú cerca de 3%. Los andinos hace años que tienen economías más ordenadas que las nuestras, entonces crecen más.

-¿Influyen los acuerdos comerciales que hicieron?

-Sí, tienen mayor apertura y situaciones fiscales más fuertes.

-¿El acuerdo con la UE podría ayudar a sanear otras temas?

-Los acuerdos comerciales ayudan con varios temas. En Brasil, y quizás en Argentina también, tenemos una estructura de impuestos demasiado complicada y que dificulta la vida de las empresas. Si tenemos que competir con los alemanes, tenemos que corregir ese problema. Necesitamos ser más competitivos. La apertura comercial es muy importante para crear el incentivo para aumentar la competitividad.

Mirá también

-¿Qué otros caminos existen para ser más competitivos, además de la devaluación?

-Abrir los mercados, simplificar la vida de las empresas, aumentar la inversión en la educación y en la calificación de los trabajadores y bajar el costo de la inversión en bienes de capital. Este es el más importante porque con bienes de capital más competitivos toda la economía se vuelve más competitiva. La manipulación cambiaria es una política que da competitividad por un período limitado. Es un shock de adrenalina pero con efectos de muy corto plazo. No es la solución. La solución es tener un tipo de cambio flotante determinado por los mercados.

-¿Cree que el tipo de cambio flotante podría funcionar en Argentina?

-Sí, claro. Funciona para todos.

-Sin embargo acá no funcionó.

-Cuando no hay una política fiscal ajustada y no hay tasas reales positivas, la huida de capitales hacia el dólar es natural. Pero Argentina está cambiando en ese sentido. Si el tipo de cambio flotante funciona para todas la economías de la región, tiene que funcionar también aquí, en las condiciones adecuadas, con una situación fiscal saneada para que la gente confíe en su moneda.

-¿Qué sectores van a traccionar el crecimiento de Argentina el próximo año?

-Argentina no tendrá en 2020 la tensión preelectoral, entonces creemos que el tipo de cambio estará un poco más apreciado, la inflación será más baja, habrá crecimiento de los ingresos reales, menos incertidumbre, más inversión y la demanda doméstica va a ser un poco más fuerte. También Brasil crecerá un poco más y eso ayudará, especialmente al sector industrial.

-Frente al acuerdo entre el Mercosur y la UE aquí hubo muchas críticas reclamando medidas proteccionistas.

-Nosotros hemos sido proteccionistas siempre y los resultados no son buenos. Ahora los sectores productivos se sienten amenazados y aparecen las protestas, pero el proceso de implementación del acuerdo es gradual para que las empresas tengan tiempo para adaptarse. La estrategia de proteccionismo que adoptamos como región en los años 50 o 60 fue un fracaso total. Si uno compara a Brasil y Corea del Sur, en 1980 los dos países tenían el mismo nivel de ingreso per cápita y hoy Corea del Sur tiene un ingreso que es el 70/80% del ingreso de EE.UU. y el nuestro es ventitantos por ciento. Ellos abiertos, nosotros cerrados. Ellos se abrieron e hicieron fuertes inversiones en educación.

-¿El acuerdo dejará espacio para la especialización industrial dentro del Mercosur?

-Sí, en cadenas industriales que son más naturales para nosotros. Por ejemplo, en el caso de Brasil, los bienes de capital para minería y para explotación de petróleo son sectores en los que tenemos ventajas comparativas. En Brasil hay una preocupación grande con la industria del vino. Pero bueno, somos un país tropical, el vino no es la industria en la que Brasil debería especializarse.

-¿Y qué pasa con la industria automotriz?

-Hay lugar para estas industrias, quizá con más especialización. Las industrias del Mercosur son muy integradas.

-¿Qué pasa con la reforma previsional en Brasil?

-Ya se está avanzando en el Congreso con esto y hay expectativas de que avance más porque el sector político entiende que el país necesita esa reforma. La reforma previsional permitiría ahorrar 2% del PBI por año. También es importante avanzar con la reforma impositiva, que plantea una simplificación de los impuestos. No se trata tanto de bajar el nivel de impuestos, porque la situación fiscal del país no lo permite, pero sí se trata de hacer al sistema más simple.

Articulos relacionados