María Eugenia Vidal: “El adversario no es Cristina Kirchner, los enemigos son los ‘Caballo’ Suárez, los ‘Pata’ Medina y los narcos”Política 

María Eugenia Vidal: “El adversario no es Cristina Kirchner, los enemigos son los ‘Caballo’ Suárez, los ‘Pata’ Medina y los narcos”

¿Y si dejara de ser gobernadora el 11 de diciembre? María Eugenia Vidal se tomaría diez días de vacaciones con sus tres hijos y dejaría el celular en un cajón. Hace tres años y ocho meses que su vida está eclipsada por los problemas de la provincia de Buenos Ares. Incluso cuando se va a dormir: descansa con el teléfono encendido en la mesa de luz y suele soñar con cuestiones relacionadas con la gestión. Dice que vale la pena, que han habido muchos logros y que se libraron peleas inéditas contra las mafias sindicales, del juego ilegal y de la Policía, pero admite que corre de atrás en la competencia del próximo domingo frente a Axel Kicillof.

─¿Cómo justifica que corre de atrás? ¿No desnuda desilusión o falta de logros?

─Está bueno que cada vez los bonaerenses exijan más. Nos habían hecho creer que la Provincia era difícil, inviable, que había que acostumbrarse a vivir sin cloacas, sin agua potable, sin asfalto. Que había que esperar 30 o 40 años por una calle o, peor, que te dijeran que estaba asfaltada y era mentira. Pero también es cierto que hay mucha gente desencantada, desilusionada. Yo recorro todos los días y lo veo.

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

─¿Desilusionada con el macrismo?

─No sé si con el macrismo. Creo que todos hubiéramos querido que las reformas llegaran mucho más rápido. A mí también por momentos me da bronca no haber avanzado más rápido. Yo soy la primera en querer que los hospitales y las escuelas estén mejor o que las Pymes vendan más.

─¿Fracasó la política económica del Gobierno nacional?

─No. Creo que empezamos un camino y que transitamos la peor parte. No creo que haya sido un fracaso. Cuando yo voy a Bahía Blanca y veo que hay barcos que sacan gas y lo venden al resto del mundo y que cuando llegamos el gas se cortaba en las industrias en invierno… Quiere decir que vamos a poder generar trabajo, por empezar porque tenemos gas. Cuando yo veo que en La Plata hay cuatro hoteles nuevos y se está por empezar a construir un shopping porque el Pata Medina no está más… Hicimos una parte del camino. Aquellos que pasamos más de una crisis podemos pensar que a nuestros hijos no les va a pasar lo mismo. Esta vez estamos saliendo de verdad.

Entrevista a María Eugenia Vidal, en du despacho del Museo Ferroviario.
Foto: Emmanuel Fernandez

─¿Cómo explica que las cifras del INDEC sobre pobreza vayan subiendo medición a medición?

─Sin dudas son cifras que duelen. También me dolían en 2015 y antes de ser gobernadora. La pobreza a mí no me la cuenta nadie. Me he metido miles de veces en comedores y en la casa de la gente. Sé lo que viven y lo que sufren y sus carencias, que no solo tienen que ver con la plata. La inundación que se lleva sus cosas una y otra vez, sin cloacas… Me duele y me importa. Y en estos años la provincia ha tenido acción concreta. Hoy no hay cupo, por ejemplo, para que los chicos que van a la escuela pública tengan merienda y desayuno. Hoy podés tener AUH si sos monotributista o temporario. Eso tampoco pasaba antes. Y hoy tenemos el Plan Más Vida, que cuando yo llegué estaba cerrado.

─¿Eso quiere decir que los pobres deberían votar a Juntos por el Cambio?

─Lo mejor es ir a preguntarles. Andá a preguntarles a las madres de Puerta de Hierro, de 17 de Marzo o de Lanús si cuando fuimos a derribar un búnker para ellas no hubo una diferencia. Ellas fueron las primeras en aplaudir. Vamos una y otra vez. Son más de 130 búnkeres derribados en los lugares más pobres donde ya no se les vende más drogas a los pibes. Lo agradecen las madres y los pibes. Eso marca un cambio. El votante bonaerense sabe. Sabe mejor que nadie. Yo nos tengo que contarles lo que hicieron los que gobernaron durante 28 años y lo que hicimos nosotros. La madres nos salen a aplaudir y bancan esa pelea.

─Le hablaba de la desigualdad social en todo el país y no solo en la provincia.

─Bueno, la provincia es lo que me toca. No es de ahora. A mí siempre me dolió la pobreza y por eso mi vínculo con lo social. Estuve 16 años recorriendo barrios pobres. Estoy acostumbrada, no es ajeno para mí. Y sé que se puede salir adelante. Estamos llevando oficinas del Estado a los barrios, sacamos a los punteros y a los narcos. Pusimos el SAME. Lo tienen 13 millones de bonaerenses y queremos llegar a los 17 millones. La gente sola se está empezando a poner de pie y a recuperar su dignidad. No es un tema de números. Hay caras, nombre y cosas que pasan todos los días. Yo quiero volver a ser gobernadora porque me duele, me importa y quiero seguir haciendo.

─¿Cuánto le afectan los ataques de Cristina Kirchner o Aníbal Fernández?

─Siempre me preocupa más lo que le pasa a mi familia con esos ataques que a mí. Hablan de quiénes somos. Hay dos modelos distinto de provincia. Yo no contesto las agresiones, no utilizo calificativos, no me peleo contra los nombres y apellidos. Me peleo contra este sistema de 28 años que hizo que se llenara el Conurbano de bingos, cerca de las estaciones de trenes. Yo vivo en Morón, vi a los jubilados jugándose toda la jubilación a las 9 de la mañana. Ese sistema hizo eso, el mismo que invitaba al Pata Medina a los actos o el que miraba para otro lado con la Policía corrupta. Nosotros ahora le pedimos declaraciones juradas. Me pregunto: ¿ese sistema no sabía que había policías que tenían empresas de transporte y aviones privados? Yo voy contra eso.

─También le critican que viva en una base militar. ¿Cómo lo toma?

─Fui muy clara. Vivo en ese lugar porque me dejaron una bala en mi casa, intentaron forzar ventanas, tuve intimidaciones. Yo quería que mis hijos siguieran estudiando en la misma escuela y apareció esta idea de ir a la base. No me gusta vivir ahí. No es el lugar que yo hubiera elegido. Me gustaba más mi casa, mi barrio, los lugares donde iba a comprar y me conocían. Me fui a una base militar porque me fui a pelear con tipos del juego que no quieren que les corte el negocio, o con policías corruptos, o con los narcos. Eso traduce quién sos.

─¿Kicillof es igual a Cristina y Aníbal Fernández?

─La agresión, la violencia, el maltrato, la soberbia, la prepotencia habla de una manera de hacer política. Son varias las personas que actúan así. No es un exabrupto aislado. Es una manera de hacer política. La vimos muchas veces en la provincia. Cuando vos venís con la chapa y el colchón dos veces por año y nunca hacés la obra, eso es maltrato. Nosotros estamos haciendo las obras y la gente nos dice que ahora se va a dormir sin preocuparse si va a llover o no. Podría citarte también el caso de una mujer que tiene dos hijos con asma y ahora el remís puede ir hasta la casa porque antes no podía entrar. Hay cientos de historias, cosas que hicimos. Que yo publique mi declaración pública y que ya en el periodismo no tenga que ser materia de discusión qué tiene o de qué vive el gobernador.

─Insisto: ¿Kicillof es lo mismo que Aníbal o Cristina?

─Cada uno elige donde estar para hacer política. Yo elijo estar con María Luján Rey, con Ritondo, con Diego Valenzuela, con Néstor Grindetti. Elijo estar con ese equipo de gente. O con Carolina Píparo. Ese es mi equipo y me puedo parar en un escenario con todos, con Mauricio y hasta con el último concejal y sentirme orgullosa.

Más allá de los nombres, es el equipo que aumentó la inflación, que provocó una fuerte caída del consumo, y en la venta de propiedades, por citar algunos de los últimos datos, ¿no?

─Sin duda que soy la primera en reconocer que la situación es difícil. Que hay errores, pese a que la inflación empezó a bajar. Pero también hay logros. Vivimos en un país en el que hasta un familiar de presidente puede ser citado por la Justicia, y en el que no hay privilegios para nadie. Un país al que la mayoría de los países a los que nos queremos parecer vinieron a decir “este es el camino, es por acá, están haciendo las cosas bien”. Desde Rusia hasta Estados Unidos, pasando por Candá, Francia y España. Eso transmite valores. Por supuesto que después hay políticas que dan resultados más rápidos y otras tardan más.

─¿Le toca poner la cara por errores o por metas no cumplidas del Gobierno nacional?

─No. Me siento parte de un equipo y sé el esfuerzo que ha hecho Mauricio estos años. Y vengo de una familia en la que sabemos que el esfuerzo y el trabajo es lo único que te lleva a un lugar mejor. Yo creo que los argentinos estamos hartos de crisis tras crisis, de estar en una rueda que nos deja siempre en el mismo lugar. Esta vez cuesta más porque es de verdad. Creo en eso. Pero no impide que reconozca errores y que ponga la cara. Es un dolor. Nos decían que no teníamos desocupación, que la pobreza era menor que en Alemania. Esto no lo arregla un gobernador o un presidente ni un iluminado. Es entre todos.

María Eugenia Vidal reconoce que la pelea con el kirchnerismo es muy difícil.
Foto: Emmanuel Fernandez.

─¿Hay en marcha una campaña del miedo?

─No creo en el miedo. No son mis valores. Uno tiene que estar tranquilo con lo que hizo. Yo, pase lo que pase, al día siguiente de la elección voy a seguir mirando a la gente a los ojos, le voy a contar qué hice y qué no. Me siento una más. No soy ninguna iluminada. Y no voy a usar el miedo para ganar.

¿Coincide con los que dicen que la Argentina se debate entre populismo o república?

─Me gusta ir más a lo concreto. Nosotros hemos mostrado capacidad de diálogo y reconocimiento del otro. Ni Mauricio ni yo tuvimos mayoría. Todo lo que sacamos fue por consenso. El Poder Judicial hoy es más independiente que nunca, se ha avanzado en causas por corrupción como en ninguna otra época. Y la gente lo siente. Todos sabíamos las cosas que pasaban. ¿Por qué no pasaba lo que pasa ahora con las causas? Definitivamente, hay un cambio.

─¿El país está mejor que en 2015?

─En algunos cosas como la libertad, como la lucha contra las mafias, como las obras hechas sin corrupción y un Estado que no miente, sin dudas. Somos políticos que no nos creemos los dueños de la verdad. La inflación la estamos empezando a dejar atrás. Y así muchas cosas. El otro día un vecino me decía que a él no le habían llegado las cloacas. Y yo le dije: ¿Viste ese caño gigante que está haciendo Mauricio debajo del Riachuelo? Es algo que nadie ve y que tiene el tamaño de un subte. Es la obra más grande de saneamiento en el país de los últimos 70 años. Tiene kilómetros y kilómetros y es para que un millón y medio de personas más tenga cloaca. Para eso hay que hacer ese caño, pero nadie la ve.

─Quiero regresar sobre una cuestión. ¿Por qué entonces está perdiendo con Kicillof, según reconocen en su propio Gobierno?

─Los bonaerenses esperaban respuestas más rápidas desde la mejora de la economía. Fueron años duros. Yo no lo desconozco. Así como ven que un búnker ya no vende más droga o ven un gobierno que no es cómplice ni mira para otro lado en un delito o ven la obra del asfalto también ven que les cuesta vender. Ven la guardia nueva en el hospital, pero les cuesta comprar más los medicamentos. Eso todavía hace que muchos bonaerenses estén enojados o que aquellos que nos votaron con mucha ilusión hoy duden. Es genuino. Pero lo que yo digo es que es por acá. No volvamos a la mafia, no volvamos atrás, a la provincia de la violencia, la que te hacían creer que inundarte durante 30 años era normal.

─¿Usted necesita el corte de boleta para ganar?

─No. Los bonaerenses saben cómo votar y cada elección lo muestran más. No importa ni cómo se dobla la boleta, ni si las elecciones son o no desdobladas. Nada. Yo confío en el vínculo que construimos y en que todos saben quién soy. Saben muy bien a quién elegir. Y si no me eligen soy yo la que va a hacer una autocrítica. No le voy a echar la culpa a nadie, ni voy a decir que la gente vota mal. Los políticos no somos dueños de los votos ni tenemos un cheque en blanco.

─¿La pelea es contra Cristina?

– No, el adversario no es ella. El enemigo son las mafias, los Caballo Suárez, los Pata medina, los narcos, los Almaraz del juego clandestino, los Castillo de la salada. Esos son mis enemigos. Es un sistema y yo no quiero que vuelva.

La gobernadora dice que Axel Kicillof forma parte de un mismo sistema político que Cristina y Aníbal Fernández.
Fotos: Emmanuel Fernandez

─¿Gana o pierde?

─No va a ser de golpe. ​Es un camino. Hay antecedentes. Vamos a crecer de a poco.

Articulos relacionados