La política exterior en el centro de la agenda de la campaña de Mauricio MacriPolítica 

La política exterior en el centro de la agenda de la campaña de Mauricio Macri

Mauricio Macri decidió que la política exterior será uno de los temas que agregará a la discusión de la campaña electoral. Ya lo había hecho el Gobierno con el ruidoso anuncio de que la Argentina y Brasil trabajan en la construcción de una moneda común para los países del Mercosur, con las reiteradas alusiones de los candidatos del oficialismo a los vínculos del kirchnerismo con Venezuela e Irán, con la celebración del acuerdo con la Unión Europea y ahora con la revelación de que también se busca un entendimiento con Estados Unidos y otros países.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Macri sabe que, a falta de resultados luminosos en la gestión económica, la relación que construyó con el mundo es un activo que lo diferencia de la desastrosa inserción planetaria que desarrolló el kirchnerismo. A casi cuatro años de su llegada al poder, Macri construyó una red de relaciones con algunos de los líderes más notorios del mundo que le sirvieron incluso para que conseguir una rápida aprobación del crédito del FMI y que hoy están listos para pedir por su continuidad en el cargo.

El Presidente, incluso, considera que “la apertura de 180 mercados para los productos argentinos” es el principal legado de la gestión que comenzó en 2015. Él mismo lo cita en primer término cuando se le pregunta sobre el tema en conversaciones privadas, y deja en segundo plano, por caso, las obras de infraestructura que se hicieron en los últimos años.

Con esa caracterización, además, convergen otros dos objetivos que se trazó el Gobierno para lo que queda del año. Uno es la idea de que Macri, como cara más visible de la campaña, tiene que generar “temas de conversación” en la sociedad en los planos en los que su gestión tiene resultados más felices. El otro es más bien una idea de gestión que, incluso, podría extenderse si es que Macri consigue su reelección.

En la Casa Rosada creen que la política exterior ocupa en la consideración pública y en las preocupaciones de los políticos un peso mucho menor que el que tiene en otros países de tamaños similares a la Argentina y que esa cuenta incluso se vuelve mucho más desigual cuando se habla de naciones más importantes, en donde los cancilleres son los ministros estrella de los gabinetes. En el Gobierno ya dicen que si Macri consigue ser reelecto dedicará los primeros meses de 2020 a acumular millas de recorrido por algunos de los mercados más interesantes para los productos locales y para, como ya hizo en 2016 con poco resultado visible, llamar a las empresas extranjeras a invertir en el país.

Articulos relacionados