Viento de cola: el dólar sigue calmo, los bonos suben y el riesgo país cae a 793 puntosEconomía 

Viento de cola: el dólar sigue calmo, los bonos suben y el riesgo país cae a 793 puntos

Los mercados parecen estar reflejando en los precios de los activos -bonos, acciones, y sobre todo también el tipo de cambio- que otra vez estaría soplando una brisa de cola que mejora la percepción que los inversores tienen de la Argentina en términos económicos y financieros.

La prueba más palpable de ese cambio de humor es que el dólar acumula diez semanas quieto o en caída, y el riesgo país logró ayer volver a ubicarse por debajo de los 800 puntos básicos. Cerró en 793. Exactamente un mes atrás -el 3 de junio, se ubicaba en 1.013 puntos.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El dólar cerró este miércoles a $ 43,245 en el mercado minorista y eso representa que está 7,8% abajo del precio que mostró el viernes 26 de abril, es decir la rueda previa al lunes en que se anunció que el BCRA podía intervenir en el mercado cambiario sin esperar a que la cotización perforara el techo de la hoy inexistente banda cambiaria.

A las señales internas positivas -que giran todas en torno a la paz cambiaria y el descenso de la inflación– se suman datos objetivos del exterior, que podrían resumirse así: se calmó el belicismo comercial de Donald Trump, y con ello, los capitales empezaron a abandonar sus refugios de calidad, con lo que empiezan a mirar con más atención activos un poco más riesgosos, y por ende, con un mayor retorno.

Esto se reflejó en una abrupta caída de la tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años. Esa tasa, que estaba en 2,52% en abril, quedó en 1,95%. Es una señal de que el mercado está totalmente convencido de que la Reserva Federal de los EE.UU. bajará su tasa de política monetaria. Si esa tasa baja, el dinero sale a buscar ganancias en otros mercados.

Para el caso puntual de la Argentina, hay una particularidad. Los precios de los activos financieros están influenciados por la percepción que tiene el mercado sobre el resultado electoral. Hasta hace un mes, había cierto convencimiento de que el Gobierno perdería las PASO y la duda era por cuántos puntos porcentuales. Y también se ponía en duda si el Gobierno tendría tiempo para descontar la ventaja. Hoy ese panorama está mutando, y el mercado empieza a asignarle mejores chances al oficialismo.

Extrapolando esas percepciones a los precios, el mercado –que vota todos los días– mantenía deprimidos y en caída los precios de los bonos, y por ende las tasas que rendían dichos papeles se iban por las nubes. De ahí a hablar a la inevitable reestructuración de la deuda una vez producido el cambio de Gobierno, había un paso.

Un caso paradigmático es el Bonar 2020, en dólares, que vence en octubre del año próximo, llegó a rendir 18% anual. Ayer, estaba a punto de perforar el 13%. Y las letras en dólares que vencen en febrero de 2020, que fueron emitidas al 7.25%, hoy ya están rindiendo menos del 5%. Rendimientos altísimos aún después de la notable mejora del último mes. Pero que vienen cayendo a paso acelerado.

Articulos relacionados