Desempleo: un golpe duro para el Gobierno en medio del “efecto Pichetto”Política 

Desempleo: un golpe duro para el Gobierno en medio del “efecto Pichetto”

Los números son los números y el Gobierno lo sabe. En el comienzo de la administración macrista se buscó hacer un culto de las estadísticas públicas después del inédito desmanejo en tiempos de Cristina Kirchner. Es un mérito que hoy le reconoce a Cambiemos hasta la oposición, pero las cifras no son las que la Casa Rosada imaginaba cuando reestructuró el organismo. Argentina tiene desde esta tarde un 10,1 por ciento de desocupados, que equivale a un millón ochocientos mil personas. La cifra nunca había trepado a las dos cifras en la era Macri y es la más alta en los últimos 13 años.

Hace tiempo que en los despachos de Balcarce 50 se preparan para dos momentos que amenazan con poner en jaque el discurso de que un país distinto está en marcha. Uno es el de desempleo. El Presidente había prometido en campaña que con reglas claras en la economía iban a llegar las inversiones y que eso iba a provocar un efecto cascada para generar puestos de trabajos genuinos.  

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El otro cimbronazo vendrá en septiembre, cuando el INDEC revele las estadísticas de pobreza. Será apenas un mes antes de las elecciones generales, en las que Macri pondrá en juego su reelección.

“Estamos viendo el impacto de la crisis del año pasado. Nos preocupa: son un millón ochocientos mil argentinos que buscan empleo y no lo encuentran. Todos tienen que tener acceso a oportunidades”, dijo el ministro de la Producción, Dante Sica, apenas se conoció el anuncio.

Sica asumió que el Ejecutivo tiene por delante un  “desafío estructural” para incorporar al mercado formal al 35% de los trabajadores y sostuvo que su tarea pasa por “crear las condiciones para que las PyMES generen empleo de calidad”.

Como ahora con el desempleo, se espera que sea el más alto desde el 10 de diciembre de 2015. En marzo, el organismo que comanda Jorge Todesca confirmó que el 32 por ciento de los argentinos no gana lo suficiente como para cubrir las necesidades básicas. Detrás de ese número hay 14,3 millones de personas.

“La próxima medición estará por encima, sin dudas“, se sinceran los economistas del Gobierno. Hay quienes hablan de que treparía por sobre el 35%. En marzo de 2018, el Presidente había anunciado una baja importante al 25,7% -unas 10 millones de personas afectadas-, pero desde entonces la curva siempre fue hacia arriba.

Mirá también

El anuncio de esta tarde del INDEC podría llevarse puesta la búsqueda de un nuevo clima social que persigue el Gobierno a pocos días del cierre de listas y a dos meses de las primarias. Y se produce una semana después de la confirmación de Miguel Ángel Pichetto como candidato a vicepresidente, una inesperada movida política que le dio oxígeno al oficialismo. La nominación fue un gesto a sus socios de la UCR, que venían pidiendo mayor amplitud, pero a la vez fue un mensaje al Círculo Rojo. Los mercados reaccionar bien y los encuestadores registraron una leve suba en la imagen presidencial.

La pérdida de empleo -al igual que la suba de la pobreza- tiene perfecta sincronización con la crisis cambiaria del año pasado. Aunque en el ministerio de Hacienda dan por terminada aquella etapa todavía se esperan malas noticias. “La curva ya está pegando la vuelta. La economía dejará de estar en recesión el año próximo, pero hasta fin de año no se va a percibir que la actividad salió del letargo”, sostienen cerca de Nicolás Dujovne. 

Articulos relacionados