El Frente Progresista retuvo Rosario, pero ya no gobernará un socialistaPolítica 

El Frente Progresista retuvo Rosario, pero ya no gobernará un socialista

En una elección cerrada el candidato del oficialista Frente Progresista Cívico y Social, Pablo Javkin, se impuso en Rosario a su rival del peronismo, Roberto Sukerman y gobernará la ciudad hasta 2023. La compulsa es histórica ya que la ciudad será gobernada desde diciembre, después de 30 años, por un dirigente que no pertenece al socialismo.

El triunfo fue apretado: apenas por un 1,5% de los votos. “Quiero felicitar al resto de los candidatos que compitieron. Han hecho una gran elección. Es un desafío enorme. Viene el tiempo de gobernar. Y gobernar es unir”, proyectó el ganador. Sus partidarios, enfervorizados, celebraban el resultado. “Se siente, se siente, Javkin intendente”, gritaban. Con 180 mil votos, Javkin se impuso con el 34,50%. Sukerman alcanzó el 33%.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

La disputa fue tan apretada que recién a las 23.30 del domingo Sukerman reconoció la derrota a través de las redes sociales. Antes dijo que esperaría el escrutinio definitivo porque había una importante cantidad de votos anulados que el Frente Juntos pretendía revisar. Su admisión de la derrota terminó por saldar la discusión en favor del candidato del Frente Progresista.

Javkin es un político de origen radical que luego recaló en la Coalición Cívica ARI, partido que presidió a nivel nacional entre 2013 y 2016. Se alejó de Elisa Carrió y sostuvo su pertenencia al FPCyS santafesino, que encabeza el socialismo.

Mirá también

Con esa fuerza mantiene una alianza que no se alteró a pesar de las diferencias que marcó con la gestión de la actual intendenta, Mónica Fein, a la que enfrentó en la interna de 2015. Este año venció a Verónica Irizar, la candidata que contaba con el respaldo del gobernador Miguel Lifschitz, de Fein y de Antonio Bonfatti.

La elección se polarizó entre el Frente Progresista y el peronismo. Roy López Molina, el representante de Cambiemos, quedó tercero, muy lejos de las dos principales fuerzas. Apenas cosechaba un 15% de los votos, una caída abrupta si se la compara con su gran elección de 2017. El dirigente macrista sumó casi la misma cantidad que Juan Monteverde, el representante de Ciudad Futura, una fuerza de izquierda nueva, que sorprendió en 2015 con la irrupción de tres dirigentes en el Concejo Deliberante

Mirá también

Articulos relacionados