Del Primer Congreso Femenino al Ni Una Menos, la historia de la lucha feminista en la Argentina se exhibe en la Biblioteca NacionalSociedad 

Del Primer Congreso Femenino al Ni Una Menos, la historia de la lucha feminista en la Argentina se exhibe en la Biblioteca Nacional

El Álbum de señoritas de 1854, dirigida por Juana Manso; una edición de La Aljaba de 1830 dedicada “al bello sexo”, un documental de la cineasta María Luisa Bemberg que denuncia la cosificación de las mujeres y las tesis de las primeras médicas de nuestro país -Cecilia Grierson, Elvira Rawson y Alicia Moreau- son algunos de los documentos que exhibe la Biblioteca Nacional (BN) bajo el título “Emancipadxs. Estereotipos, luchas y conquistas”.

La muestra da cuenta de un camino recorrido, reconoce el trabajo de las pioneras y deja en claro cuántos reclamos todavía no fueron oídos. El lenguaje inclusivo, usado para el nombre de la muestra “habla de la apertura que produjeron los feminismos, que va mucho más allá de las mujeres y proponen un cambio muy amplio, transversal y antipatriarcal que atraviesa a toda la sociedad”, explica a TN.com.ar Jorgelina Núñez, de la Dirección General de Acción Cultural de la BN.

“Emancipadxs…” traza una genealogía de las luchas feministas en la Argentina, desde fines de siglo XIX con las primeras publicaciones en clave de género y realza la voz de las mujeres de la cultura que se opusieron a los estereotipos dominantes: Alfonsina Storni, Victoria Ocampo, Alejandra Pizarnik, María Elena Walsh y Angélica Gorodischer. Más cerca en el tiempo, reconoce a los colectivos que con su accionar provocaron cambios decisivos en la sociedad argentina, como Madres y Abuelas de Plaza Mayo o #NiUnaMenos.

Siempre fui feminista. Nací feminista y crecí como feminista (todas las mujeres lo somos: algunas lo sabemos, otras no lo saben; algunas tienen miedo, otras no), solo que me costó mucho tiempo adquirir el andamiaje teórico para poder construir una posición política. Angélica Gorodischer.

“Quisimos proponer una breve historia de las luchas de las mujeres en la calle a partir de documentos y registros fotográficos, así recuperamos la memoria en torno a las movilizaciones por el derecho al voto, la lucha de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, la visibilización de las lesbianas, #NiUnaMenos, el 8M, Basta de travesticidios y la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. Por último, un video realizado aquí en la Biblioteca Nacional entrevista a mujeres en distintas militancias actuales”, cuenta Núñez.

Izq: Sentada del Grupo Feminista de Denuncia en protesta contra el ataque a dos compañeras lesbianas (1987) / Der: Paro de mujeres contra la violencia machista. Crédito: BNMM.

La BN tiene en su acervo algunas joyas como las primeras publicaciones feministas, que van de 1830 a 1870, que están en la Sala del Tesoro y que se exhiben en versiones facsimilares -por su delicado estado de conservación-; un registro de saneamiento de prostitutas de San Pedro, del año 1900, cedido en préstamo por el Centro de Estudios Históricos de San Pedro; y material fotográfico perteneciente al Archivo de Redacción de Crónica que también está en la Biblioteca.

Entre las figuras que recupera “Emancipadxs” hay una especial en uno de los mayores derechos conquistados hasta el momento, el del voto. Más allá de que fue Eva Perón quien consiguió la ley definitiva, la Biblioteca Nacional rescata a Julieta Lanteri, que se presentó a votar en la década de 1930 y, como la constitución no especificaba que el ciudadano que votaba debía ser varón, confundió a toda la mesa y puso su sobre en la urna. Desde entonces, los feminismos argentinos formaron parte de avances como la ley del divorcio, el matrimonio igualitario y la ley integran para personas trans.

El tiempo de la revolución es ahora, porque a la cárcel no volvemos nunca más. Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Lohana Berkins.

“A lo largo de nuestra historia, las mujeres fuimos excluidas no de la escena pública, como se quiere hacer creer, sino del relato de los acontecimientos públicos. Sin embargo, fuimos parte imprescindible en la construcción de la nación. Del anonimato fuimos saliendo como de un fango espeso a costa de luchas desiguales y constantes, ganando espacios que no volverían a resignar. Todas ellas están produciendo uno de los movimientos más contundentes en favor de una sociedad más justa, inclusiva e igualitaria”, analizó Elsa Barber, directora de la BN.

La muestra homenajea a todos esos momentos con imágenes históricas y, entre otros elementos, un muro repleto de citas de las escritoras Alfonsina Storni, Victoria Ocampo y Alejandra Pizarnik. También se pueden leer el texto que María Elena Walsh publicó en 1980 en la revista Humor: “Sepa por qué usted es machista” como ver las fotos de las primeras rondas de Madres de Plaza de Mayo.

Registro de saneamiento de prostitutas de San Pedro, del año 1900, cedido en préstamo por el Centro de Estudios Históricos de San Pedro. Crédito: Marcelo Huici/BNMM.

Sin embargo, hay reclamos de años que siguen hasta hoy. “La igualdad en lo laboral es algo que todavía no se ha resuelto, y en lo político recién en 2017 se sancionó la paridad para la participación en cargos públicos, lo cual no significa que se dé en la realidad, sobre todo en los cargos ejecutivos. Las mujeres participamos muy activamente en todos los ámbitos, pero los lugares de decisión corresponden mayoritariamente a los hombres. Por otra parte, la violencia ejercida contra las mujeres, en particular dentro de las familias, es una situación gravísima si nos atenemos a las estadísticas que arrojan cifras cada vez peores”, ejemplifica Núñez sobre las deudas pendientes.

Al narrar su genealogía, la exposición recupera el contenido histórico de las luchas feministas y revela así la magnitud y las diferencias de un movimiento amplio y heterogéneo que en su andar se extendió para incluir identidades no binarias, disidencias y minorías.

“Emancipadxs…” aporta materiales que no son tan conocidos a una causa que necesita de los esfuerzos de todos. Como afirma Núñez: “Reponer la historia es demostrar que la sociedad en su conjunto está construida sobre la desigualdad y que nada bueno puede salir de ella si la seguimos ignorando o consintiendo”.

“Emancipadxs. Estereotipos, luchas y conquistas” se puede visitar hasta marzo de 2020 con entrada libre y gratuita, de lunes a viernes de 9 a 21 y sábados y domingos de 12 a 19 en la sala Leopoldo Marechal de la Biblioteca Nacional, Agüero 2502.

Articulos relacionados