En 4 años, cambiaron todos los frentes para las presidencialesSociedad 

En 4 años, cambiaron todos los frentes para las presidenciales

Sello que gana, se toca. Contradiciendo una máxima deportiva, Cambiemos dejó de ser Cambiemos, pese a su debut triunfal en las presidenciales de 2015. Hay una razón cuantitativa -no lo conforman los mismos partidos que hace cuatro años-, pero sobre todo cualitativa: con la variante de nombre, ahora Juntos por el Cambio refleja una apertura política que tiene su clímax en la presencia de un peronista clásico en la fórmula, el senador Miguel Ángel Pichetto.

Pero no es el único ejemplo de renovación. En esta tendencia, no hay excepción a la regla: los siete frentes que se anotaron para la próxima elección nacional son diferentes a los que participaron del comicio que coronó a Mauricio Macri hace cuatro años.

Cambió Cambiemos

En la conformación de Cambiemos, el Pro, la UCR y la Coalición Cívica siguen como ejes centrales. También repiten fuerzas más chicas como Fe y el Partido del Diálogo. Pero la incorporación más importante es la del histórico MID, que en 2015 integraba el Frente UNA, que candidateó a Sergio Massa. 

Respecto al nombre elegido, la palabra “Juntos” fue la que se usó en el debut de la alianza, cuando ni siquiera existía como tal, en Marcos Juárez en 2014. Luego se repitió para la provincial de Córdoba, en 2015. Y cuando se suponía que se utilizaría a nivel nacional (Marcos Peña era un defensor del concepto), finalmente se optó por “Cambiemos”. Hasta este miércoles.

Curiosidad: pese que la coalición tuvo su eje en la Ciudad (el Pro nació allí y Elisa Carrió hizo su base en el distrito), el sello Cambiemos nunca se llegó a usar allí. Después de años de divergencias entre el macrismo y la UCR, ahora que hubo acuerdo ya no hay sello.

Chau al FpV

La elección de 2017, legislativa, había dado un adelanto. Salvo en un puñado de provincias, el desprestigio del kirchnerismo a nivel nacional había impulsado a sus candidatos a usar otro sello diferente al histórico Frente para la Victoria. La propia Cristina renegó de la sigla que había catapultado a su marido en 2003 y creó Unidad Ciudadana.

Ahora, se especuló con un Frente Patriótico Nacional pero ya estaba registrado, y se optó por una sigla menos pretenciosa políticamente: Frente de Todos. Fue una salida para incomodarlo un poco menos al repatriado Massa. Pero, sobre todo, un truquito de marketing. Cero épica. Lo confesó ayer el apoderado Jorge Landau: “El nombre se les ocurrió a los publicitarios”. Detalle retro: en la segunda “o” conserva el solcito clásico de los sellos K.

Respecto a los partidos que lo integran, tiene como médula al PJ, a los clásicos kirchneristas Kolina, Partido de la Victoria, a estrellas fugaces hoy devaluadas como el Frente Grande y el PI, y suma, claro, al Frente Renovador massista.

Consenso Federal

El frente que acordaron sobre la hora Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey recoge bastante de la alianza que en 2015 postuló a Margarita Stolbizer para la presidencia, como el GEN, el Partido Socialista y Libres del Sur. También toma algunos partidos de UNA, la coalición que candidateó a Massa, como el Demócrata Cristiano y Tercera Posición.

Izquierda unida

El Frente de Izquierda – Unidad es la alianza que casi mantiene su nombre, aunque por la suma del MST Nueva Izquierda (que en 2015 fue solo y llevó a Alejandro Bodart para la presidencia), al clásico FIT le sumó el concepto “Unidad”. Verdad a medias porque otros partidos de izquierda, como el Nuevo Más, se mantienen afuera y presentarán candidatos propios. Ahora no necesitó inscribirse porque no es un frente.

El FIT llevará como candidato presidencial a Nicolás del Caño y completa la fórmula Romina del Plá.

Liberales nacionalistas y de derecha

Los otros tres frentes que se inscribieron son “Despertar”, del partido nacionalista Unir y la histórica Ucedé, que llevarán como candidato al economista José Luis Espert; el Frente “Nos”, del Partido Conservador Popular y Nueva Unidad Ciudadana, que postula al ex funcionario macrista Juan José Gómez Centurión y se presenta como la fuerza anti-abortista; y el Frente “Patriota”, del ultraderechista Alejandro Biondini.

Para el 22, cuando cierren candidaturas, podrán sumarse los partidos que tengan personería nacional y que lleven postulantes con su sello, como el Nuevo Más.

Los bloques peronistas empiezan a reordenarse en el Senado 

Miguel Ángel Pichetto hizo un salto olímpico al oficialismo y sus excompañeros de bancada ya analizan qué hacer: podría haber una alianza con el kirchnerismo para la conformación de un nuevo y mayoritario interbloque.  

No será una negociación fácil debido a la resistencia de varios senadores a la idea de acercarse a Cristina Fernández de Kirchner, una de las nueve integrantes del bloque FpV-PJ. Pero el martes que viene al mediodía habrá una reunión para discutir.

El otrora interbloque Argentina Federal debatirá para definir si elige autoridades o se une al bloque kirchnerista que conduce Marcelo Fuentes, sumando además otras voluntades que hoy están afuera.  

Hay en el Senado quienes consideran que si se conforma un gran interbloque opositor podría sumarse también Fernando “Pino” Solanas, jefe del monobloque Proyecto Sur-Unen que a nivel nacional apoya la fórmula de Alberto Fernández.     

El interbloque que estaba presidido por Pichetto está integrado por los bloques Justicialista (que también presidía el rionegrino), Justicialista por La Pampa, Justicialista por Chubut y Chubut Somos Todos.

En el interbloque que abandonó Pichetto hay 21 senadores (entre ellos Carlos Menem). Otro integrante, Alfredo Luenzo, dijo que aún no sabe qué ocurrirá con los bloques, pero aclaró que hay un consenso total en los 21 senadores de ratificarse como “pertenencia al PJ, como oposición, y con el único límite en Mauricio Macri”. 

Tras la salida de Pichetto, Luenzo analizó que desde ahora “sin dudas va a haber una mayor afinidad” con el bloque del FpV-PJ. Y pronosticó un posible interbloque “que reúna todos los matices”, aunque aclaró que será algo “transitorio” porque hay que ver cómo se reconfigura la cámara tras las elecciones.

El chubutense opinó que “la gran mayoría” de los legisladores que integran el bloque PJ “respaldan la candidatura de Alberto Fernández”, y vaticinó que si la fórmula del kirchnerismo triunfa, “este bloque tendrá una alianza directa con Alberto”.

Ahora, Fuentes se mostró esperanzado en que la posición se verá fortalecida en la Cámara alta por la ausencia de Pichetto en la oposición. “Va a haber un interbloque de los senadores peronistas que va a generar mayoría en la Cámara”, dijo y agregó: “Al final (la salida de) Pichetto terminará unificando al peronismo (en el Senado)”.

Además, consideró que P“tiene que dejar su banca” en el Consejo de la Magistratura al señalar que ocupaba el lugar reservado en ese órgano para la oposición, pero ahora él es parte del oficialismo.

Macri sumó a Pichetto a la reunión de Gabinete

Dos días después de anunciarlo como su compañero de fórmula con el que intentará la reelección, el Presidente decidió sumar a Miguel Pichetto a la reunión de Gabinete que encabezó ayer en Casa Rosada.

Por decisión de Mauricio Macri, el senador arribó a Balcarce 50 y se plegó al encuentro de ministros. Fuentes oficiales confirmaron que su aparición en estas reuniones se repetirá a lo largo de la campaña. “La idea es que venga cada vez que su agenda lo permita”, indicaron. 

El rionegrino ocupó el lugar que habitualmente le pertenece a la actual vicepresidenta Gabriela Michetti, quien saludó su postulación desde Nueva York, adonde viajó para participar en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de la ONU.

Casualidad o no, Pichetto se ubicó frente a Macri, junto al presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, a quien el oficialismo intenta retener para no dar señales contradictorias en un momento en el que quiere mostrar apertura política.

Tras la bienvenida de ocasión, a cargo del Presidente, Pichetto empezó a dar algunas certezas sobre sus próximos movimientos: contó a sus nuevos compañeros que había mantenido una charla con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y dio su compromiso de que se ajustará plenamente a la estrategia de campaña que trace el Gobierno. 

El senador rionegrino no hizo acotaciones ante las exposiciones de los ministros, acaso por tratarse de su primera reunión. 

Articulos relacionados