Edith González: el adiós a la heroína de Corazón salvajeEspectáculos 

Edith González: el adiós a la heroína de Corazón salvaje


La actriz en Doña Bárbara

Para muchos televidentes de América Latina
Edith González, la actriz mexicana que murió ayer a causa de un cáncer de ovarios, siempre será la bella Mónica Altamira, la protagonista de
Corazón salvaje, aquella exitosa telenovela de 1993 producida por Televisa que en la televisión argentina tuvo tanta repercusión que se emitió primero en Canal 9 y luego volvió a la pantalla en El Trece y Telefe. Además de la ambientación y la historia basada en la novela de Caridad Bravo Adams, el suceso de aquella telenovela residía en la carismática pareja que integraban González y Eduardo Palomo, el actor que murió en 2003. Ella era Mónica, la señorita de sociedad que se enamoraba de Juan del Diablo, pirata e hijo ilegitimo de un terrateniente de la ciudad de Puerto Vallarta a finales del siglo XIX y principios del XX. Claro que la carrera de González incluyó mucho más que aquel recordado personaje. De hecho, la actriz nacida en Monterrey a la que en 2016 le diagnosticaron la enfermedad que terminó con su vida, debutó a los seis años en la serie
Cosa juzgada. Intérprete de TV, cine y teatro, a los 14 años la Güera, como la llamaba el periodismo de su país, conoció por primera vez el éxito internacional gracias a su participación en la telenovela
Los ricos también lloran, con Verónica Castro; y luego, en
Soledad, con Libertad Lamarque.

Con el tiempo llegarían los protagónicos en Monte Calvario,
En carne propia,
La sombra del otro, S
alomé, entre muchas otras. En los últimos años, además de protagonizar el clásico
Doña Bárbara para Telemundo (se ve por la señal Magazine), González se dedicó a difundir la importancia de la detección temprana del cáncer.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados