Argentina, tierra de amor y venganza: Bruno hace lo imposible por acercarse a LucíaEspectáculos 

Argentina, tierra de amor y venganza: Bruno hace lo imposible por acercarse a Lucía


Lucía quiere apostar por su matrimonio con Torcuato Fuente: Archivo – Crédito: Gentileza ElTrece
11 de junio de 2019  • 00:53

Todo parecía indicar que la banda estaba cerca de su fin. Intentando descubrir el lugar en el que Trauman (

Fernán Mirás

) tiene secuestrada a Ana (

Candela Vetrano

), Bruno (Albert Baró), Aldo (

Gonzalo Heredia

) y el resto del grupo, caen en un frigorífico manejado por unos asesinos. Todos son apresados y cuando los mafiosos estaban dispuestos a eliminarlos, aparece Fracesca (Malena Sánchez) y a punta de pistola los rescata. Una vez más, la mujer es la que debe salvar la situación y demostrar que en muchos sentidos, está más preparada que todos ellos.

De regreso al conventillo, Bruno no puede evitar pensar nuevamente en Lucía (

Delfina Chaves

). La mujer, que ahora está formalmente casada con Torcuato (

Benjamín Vicuña

), solo quiere olvidar al español, pero él hará lo imposible por no perder presencia en su vida. Por ese motivo, y con la ayuda de Gallo (Matías Mayer), elabora un ingenioso plan para enviarle un mensaje a la mayor de las Morel.

Aprovechando que su amigo es actor de radioteatro y que mantiene una relación con Lidia (Minerva Casero), tomó el micrófono y valiéndose de un parlamento de la ficción, le confesó a Lucía que había estado confundido y la juzgó mal. Las hermanas Morel, que estaban escuchando la radio, se sorprendieron al reconocer la voz del español, y Lucía no pudo evitar emocionarse. Sin embargo, sigue firme en su decisión de no volver a verlo. Ella ahora está casada, y eso nada puede cambiarlo.

La noticia que toma por sorpresa al protagonista es que Gabriel (Guillermo Arengo) fue llevado a prisión. El joven no entiende qué sucedió para que finalmente el asesino de su hermana haya terminado en la cárcel, y le preocupa que todo se trate de un ardid planeado por Torcuato. Mientras elabora todo tipo de teorías, Lucía llega al conventillo. Bruno, una vez más, ensaya un sincero pedido de disculpas y le explica que todo fue una confusión. Pero ella no da su brazo a torcer, y le revela que su hermano fue preso porque ella misma lo denunció.

El joven español no puede sentir más que vergüenza. Lucía le da la espalda para volver a la mansión de su marido, y seguir adelante en su idea por comprometerse afectivamente con ese matrimonio. El villano, por su parte, sigue moviendo los hilos para que no se descubra su rol en la muerte de la mujer.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados