Cristiano Ronaldo gritó otra vez campeón con Portugal y ahora también disfruta con su selecciónDeportes 

Cristiano Ronaldo gritó otra vez campeón con Portugal y ahora también disfruta con su selección

De aquellas lágrimas de juventud a estas sonrisas experimentadas. De aquella frustración en la Eurocopa 2004, organizada por su país, a otra alegría vestido de rojo y con una multitud portuguesa feliz por una nueva conquista. “Son tres finales y espero que de las tres gane dos. Sería fantástico y tengo esperanzas. Jugamos en casa -como en 2004- y espero que haya un gran ambiente en el estadio. Juntos podemos ser campeones”, había declarado Cristiano Ronaldo antes de la final.

Y tras los 90 minutos contra Holanda, disputados en el estadio do Dragão, Cristiano Ronaldo pudo cumplir con lo que sentía. Portugal le ganó a Holanda 1 a 0 con gol de Gonçalo Guedes, delantero del Valencia de España, y Cristiano levantó el trofeo de la primera edición de la Liga de las Naciones de la UEFA.

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Esa copa tuvo su bautismo en las manos de uno de los mejores jugadores del mundo. Sonriente y feliz, Cristiano la llevó al hombro para ofrendarla entre sus compañeros. Se paró delante de ellos, que lo aguardaban en el escenario y elevó sus brazos lo más alto posible para exhibir la Copa mientras el resto del plantel saltaba y gritaba con mucha emoción.

La UEFA había designado de antemano que el Final Four (la última etapa de esta Copa) se disputaría en Portugal. Entonces, para la selección local no dejaba de ser una presión por más que tuviera a la mayoría del público a su favor. Es que por más que hayan pasado 15 años, el recuerdo de aquella derrota con Grecia en la final de la Eurocopa 2004 sobrevolaba el ambiente. Pero la selección dirigida por Fernando Manuel Costa Santos estuvo a la altura de las circunstancias para superar a Holanda y lograr que haya festejos y felicidad y no decepción y tristeza.

Cristiano Ronaldo y Rui Patricio con el trofeo en la alcadía de Porto. Foto: AP

Portugal fue campeón tras ganar su grupo con 8 puntos (le ganó 1-0 a Italia y 3-2 a Polonia e igualó 0-0 y 1-1 con esas selecciones, respectivamente ), y de derrotar en las semifinales a Suiza 3-1, con triplete de Cristiano Ronaldo, y a Holanda, 1-0 este domingo. Así, sumó otro título, tras la Eurocopa de 2016, en la que ya se había tomado revancha de lo sucedido en 2004, cuando derrotó a Francia en territorio francés con gol de Eder en tiempo suplementario. Y Santos confirmó la formación de un equipo sólido e inteligente que acompaña muy bien a Cristiano. Con grandes jugadores en todas las líneas. Y que ya se codea con las potencias, más allá de no haber tenido un buen Mundial en Rusia, al quedar eliminado en octavos de final tras ser derrotado por Uruguay.

Portugal ganó la Eurocopa apostando a una buena defensa y prescindiendo en gran parte del último juego del balón. Y repitió la estrategia en esta final ante Holanda para proclamarse como el primer campeón de la nueva Liga de Naciones. Ese gol de Guedes, tras una gran combinación con Bernardo Silva, confirmó el dominio luso en el fútbol europeo actual. Y, a un año de la Eurocopa que se jugará en su territorio, demostró que está vigente como para intentar defender y repetir ese logro.

Derrotado quedó el revolucionario equipo de Ronald Koeman, conformado por varios jóvenes que brillaron recientemente en la Champions League con el Ajax. Se topó una vez más con ese karma que en varios momentos de su historia atravesó a Holanda, y se quedó en las puertas de otro título. La última conquista de los naranjas fue la Euro de 1988, cuando fue campeón con Gullit, Van Basten y Rijkaard como emblemas.

Para Cristiano, la felicidad de otro título. A los 34 años, consiguió el número 31 de su carrera. Y en los últimos tres años, consiguió dos veces lo que aún no pudo Lionel Messi: ser campeón con la Selección Mayor de su país. Y el segundo trofeo lo obtuvo justo cuando Leo estaba por embarcar rumbo a Brasil para intentar una vez más romper su maleficio con la celeste y blanca.

MFV

Articulos relacionados