El Gobierno relativizó las derrotas electorales y habló de “discusiones locales”Política 

El Gobierno relativizó las derrotas electorales y habló de “discusiones locales”

Sin festejos en las elecciones a gobernador, el Gobierno intentó minimizar el impacto de un nuevo fin de semana con duras derrotas de los candidatos macristas y atribuyó la situación a que se trata de “discusiones locales” en las que la gente “ha premiado a los oficialismos” provinciales, “independientemente del color partidario que tienen”.

El tema fue motivo de debate en la reunión de Gabinete que este lunes encabezó Mauricio Macri. Aunque siguió de cerca los resultados, el Presidente le pidió al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que hiciera una evaluación de los comicios en Corrientes, Misiones y San Juan. 

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Aun cuando el próximo domingo el macrismo podría anotarse triunfos en las dos provincias que gobierna, Jujuy y Mendoza, donde las encuestas previas muestran una ventaja sobre el peronismo, la estrategia de la Casa Rosada fue repetir el planteo que ya había trazado ante las anteriores derrotas de candidatos de Cambiemos. “La gente está eligiendo de una manera particular cuando tiene que votar, ya sea a nivel provincial, o a nivel municipal”, dijo Frigerio en la conferencia de prensa posterior al encuentro con Macri. “Es probable -prosiguió- que los electores aprovechen los desdoblamientos de elecciones para elegir detenidamente y con mucho cuidado a sus representantes”.

El ministro político consideró que la elección en Córdoba fue “un buen ejemplo” de esta situación. “En algunos municipios, los cordobeses han votado de alguna forma y en ese mismo municipio han votado de otra cuando les tocó elegir gobernador”, expuso. 

Mirá también

Dentro de la reunión, los funcionarios coincidieron en que “no hubo sorpresas” respecto a los ganadores. Ni el triunfo contundente de Cambiemos en las Legislativas correntinas, ni las caídas por paliza. “Tal vez esperábamos que la diferencia fuera menor, sobre todo en el caso de Misiones”, concedió un ministro en estricto off, preocupado por no caer en desgracia en la consideración del presidente del PRO, Humberto Schiavoni, candidato en la provincia de la tierra colorada.  

En efecto, tal vez por tratarse de dos distritos en los que Cambiemos no tuvo nunca expectativas, las derrotas no produjeron diferencias internas, como sí ocurrió luego de aquella aplastante caída en Córdoba de los radicales Mario Negri y Ramón Mestre frente al peronista Juan Schiaretti. 

Mirá también

Pero la construcción política del macrismo está en discusión casi desde el mismo momento en que Macri asumió el poder en diciembre de 2015. No son pocos los que atribuyen las falencias al avance que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, encabezó contra el ala política, liderada por el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, hasta ese momento el principal operador macrista. 

Las voces más maliciosas del ala política y del radicalismo responsabilizan al rol que cumplieron funcionarios peñistas con escasa trayectoria en política en la planificación de los armados en las provincias. El secretario de Movilización y Voluntariado, Federico Morales, es uno de los apuntados por los referentes macristas en varias de las provincias donde se perdió. Sostienen que amparado en su cercanía con Peña, “puentea” al ministro del Interior, lo que en ocasiones genera desajustes. 

En defensa de Morales, desde el peñismo admiten que el perfil alto del funcionario generó recelo en “los políticos”, pero resaltan su capacidad e inventiva para trazar la campaña “Defensores del Cambio”, con la que el Gobierno reunió 300 mil voluntarios en todo el país para apuntalar desde la micromilitancia la candidatura de Macri. 

Mirá también

Con todo, en Balcarce 50 se preparan para otro fin de semana con derrotas. Es que si bien esperan triunfos en Jujuy y Mendoza, admiten escenarios complicados en Chubut, Entre Ríos y Tucumán. “No es algo que nos vaya a sorprender en relación a lo que viene pasando en cada una de las provincias, obviamente que esperamos que gane Cambiemos en cada una de las elecciones, pero no son elecciones a nivel nacional”, completó Frigerio, cuidadoso de expresar claramente que las derrotas no merman las chances de Macri. 

Articulos relacionados