Mimí Pons recordó a un gran amor, el papá de Sofía ZamoloEspectáculos 

Mimí Pons recordó a un gran amor, el papá de Sofía Zamolo


La emoción invadió a la actriz, que se confesó en el sillón de Moria Crédito: Matías Salgado
22 de mayo de 2019  • 19:06

Fue un día de emociones intensas para
Mimí Pons, que se confesó en el sillón de resiliencia de Moria Casán, en
Incorrectas. “Ojalá me hubieran acosado a los 20 o a los 30. Pero fue el año pasado”, arrancó Mimí. “Fue por Messenger, por las redes sociales. Por intermedio de una amiga mía, de San Antonio de Areco, acepté una solicitud de amistad de un hombre. Y me acosó durante todo el año pasado, desde el 26 de enero hasta el 20 de noviembre. Cada vez que nos teníamos que encontrar le sucedía algo terrible: se le moría un hijo, se le enfermaba la madre. Cosas tremendas. Yo le preguntaba a mi amiga y me decía que era verdad. El 19 de diciembre me iba a ver a la última función de
Derechas, pero a la salida del teatro no estaba. Cuando hablé con mi amiga me dijo que el hombre se había muerto el día anterior. Al final, mi hijo descubrió que la que me acosaba era mi amiga. Pero nunca me dijo nada ella, no pude hablar de eso. Me mandaba fotos de un modelo alemán. Chateábamos diez horas por día. A veces, hasta no salía para quedarme chateando”, reveló ante la sorpresa de todos.

Luego del relato, Sofía Zamolo disparó la primera pregunta. “¿Nunca saliste con un hombre que se llamaba Diether? Le decían El Alemán. Era mi papá”. La actriz primero no entendió pero enseguida indagó en sus recuerdos y un montón de imágenes se agolparon en su memoria. Y, muy emocionada, se acercó a Sofía y la abrazó.


Diether, alias El Alemán, fue el primer hombre que conoció la vedette y actriz cuando llegó a Buenos Aires Crédito: Matías Salgado

“Tendrías que ser mi hija. Yo tenía 23 años y Diether fue el primer hombre que conocí en Buenos Aires. Salía varias veces con él, porque estaba estudiando abogacía. Nos conocimos en la calle. Yo tenía un Fiat 600 y dejé en su atelier a Paco Jamandreu, un diseñador muy famoso entonces. Bajé del auto y lo vi a este señor alto, rubio, hermoso. El también se quedó impactado conmigo. Después nos encontramos en una fiesta a la que los dos estábamos invitados. Le pase mi teléfono, más bien el de una vecina porque no teníamos teléfono en casa. Un día estaba por ir a un ensayo en el Teatro El Nacional y me llamó para decirme que quería verme porque tenía algo importante para decirme. Estaba yendo a verlo pero choqué contra un árbol y tuve que ir a la comisaría. Nunca llegué a esa cita. Ese día me iba a pedir que nos casáramos. Salimos como durante un año. El tiempo pasó, yo ya salía con Alberto González, que fue mi marido. Pero nos encontramos de casualidad en la esquina del Maipo y fuimos a tomar un café. Me dijo que lo había dejado plantado y ahí recién pude contarle que había tenido un accidente. Lo amé mucho. No me acosté con él porque no me lo pidió pero fue el hombre que más fuerte y lindo me abrazó. Ni mi marido me abrazó como él. Sé que me amó y yo lo amé”, contó Mimí al tiempo que Sofía no podía contener las lágrimas, pues su papá falleció hace diez años y recordarlo, contó, le hace bien. “Siempre te admiró mi papá y te recordaba con cariño”, dijo Zamolo.

Luego Mimí contó que lo había buscado en el 2008. “Fue cuando mi hija Jimena se recibió de abogada. Me acordé de Diether y lo busqué por Internet. Ahí vi que vivía en Miami.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados