Fernando Alonso, afuera de las 500 Millas de Indianápolis por culpa de un argentinoDeportes 

Fernando Alonso, afuera de las 500 Millas de Indianápolis por culpa de un argentino

Es el guión perfecto para una serie o para una producción de Hollywood. El gran protagonista del automovilismo estadounidense es un argentino. Es quien dejó afuera a Fernando Alonso luego de protagonizar un trabajo lleno de esfuerzo y dedicación. Ricardo Juncos entró por la ventana a las 500 Millas de Indianápolis, una de las tres carreras más importantes del mundo, aunque por su historia, sin dudas, ingresó por la puerta grande en la historia de esta edición de la emblemática competencia.

El sueño del latino que llega a los Estados Unidos y con sumo esfuerzo arma su propio equipo, espera correr en Indianápolis y trabaja con sumo esfuerzo sería parte de ese guión. A poco de la clasificación, cuando el objetivo parece estar frente a las propias narices, el auto se destruye en un accidente tan aparatoso como demoledor. Sin embargo, en apenas 42 horas, el equipo trabaja sin descanso, recibe elementos de otras estructuras y se presenta en el repechaje.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En Indianápolis largan 33 vehículos. Los 30 primeros ya estaban asegurados el día anterior. Restaban 6 postulantes para sólo 3 lugares. Entre ellos, el piloto más famoso de los que pisan el emblemático asfalto norteamericano: Fernando Alonso, que también había sufrido un golpe parecido, se ubicaba tercero (33ª en la general) y su participación dependía, exclusivamente, de la actuación del estadounidense Kyle Kaiser, el piloto del equipo del Juncos Racing.

Y salió a la pista. Mientras el auto aceleraba a más de 350 km/h, las cámaras de TV enfocaban a Alonso, que sufría las aceleraciones del auto del argentino, y por otro lado a Juncos, que aguardaba, con sumo nerviosismo pero también con gran orgullo, el número que definía quién entraba a la gran carrera, que se disputará el próximo domingo en el tradicional circuito de Indianápolis.

Cayó la bandera y la emblemática torre informativa metió al auto de Juncos en el puesto 33, por lo que desplazó a Alonso de las 500 Millas. La desazón del español contrastó con la algarabía del argentino, que festejó junto con todo su equipo. Un premio al esfuerzo y a no bajar los brazos frente a la adversidad, por más que pareciera terminal.

“Entramos a la 103ª edición de las 500 Millas de Indianápolis. Acá estamos. Terminamos el día más intenso de nuestras vidas. Después de haber destruido el auto más rápido que teníamos, que era muy contundente, a prácticamente irnos a casa sin la carrera, dimos vuelta la situación. Fueron 42 horas de trabajo sin parar en el taller con en el auto. A la mañana, no fuimos a la práctica para terminar bien el coche y finalmente acá estamos ahora. Después de la celebración, hay que concentrarse para encarar la competencia del fin de semana que viene”, comentó Juncos.

El argentino tomó mayor trascendencia en nuestro país al convocar a Agustín Canapino para competir en Daytona, en otra categoría. Ahora, con Kaiser, que fue compañero del arrecifeño en aquella aventura de principio de año, será el encargado de llevar el sueño de las 500 Millas. Por ahora, el ingreso tuvo su propia historia, heroica y épica al dejar ni más ni menos que a Alonso al margen de las 500 Millas de Indianápolis.

Clasificarse para una edición de las Indy 500 es importante, pero para el Juncos Racing fue histórico. Su piloto Kyle Kaiser destrozó el auto el viernes en los ensayos y trabajaron todo el sábado alistando al muleto para poder clasificar. Y lo lograron.

Fernando Alonso maneja un monopatín eléctrico en Indianápolis.
Foto: AP

En la primera salida a pista del “muletto”, el sábado, tuvo problemas con el piso y el motor recalentaba. No bajaron los brazos y siguieron trabajando para jugarse todo en la última salida a pista para clasificar el domingo.

Fueron muchas horas de arduo trabajo para que Kaiser pusiera todo en el último intento y metiera al Juncos Racing entre los 33 protagonistas de las míticas Indy 500.

El esfuerzo final del piloto y el equipo resalta aún más, porque dejaron afuera de este evento de impacto mundial nada más ni nada menos que al poderoso McLaren con Alonso.

La pole de Simon Pagenaud quedará en la historia y el esfuerzo del Juncos Racing también. La TV oficial denominó “The under dog story”, la historia del perro que viene de abajo, a Ricardo Juncos y al equipo que en los últimos meses sumó a Sebastián Martino en sus filas.

Articulos relacionados