Súper TC2000: Toyota celebró el 1-2 con Matías Rossi y Julián SanteroDeportes 

Súper TC2000: Toyota celebró el 1-2 con Matías Rossi y Julián Santero

El festejo fue genuino en el podio del extraordinario predio de El Villicum, donde una obra faraónica reluce dentro de la majestuosidad de una escenografía única, en medio de un panorama montañoso. No era para menos. El Toyota Gazoo Racing de Argentina celebraba un resultado soñado y que parecía inalcanzable en las dos fechas anteriores, cuando los Renault parecían correr en otra categoría.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Allí estaban Matías Rossi y Julián Santero, a los gritos y saltos con los mecánicos e ingenieros tras obtener el 1-2 en el Súper TC2000. Sin fisuras, dominando con una estrategia de trabajo diagramada desde el mismo viernes, cuando la categoría dispuso una tanda más de entrenamientos por utilizar por primera vez este circuito sanjuanino.

El sábado Rossi ni siquiera salió a girar, ya que la lluvia había sorprendido a todos. “No tiene sentido, si el domingo estará seco”, fue la explicación al no ser parte de ese ensayo por parte de quien, finalmente, fue el gran protagonista y quien estampó su victoria histórica, sólo por el hecho de ser la primera carrera del Súper TC2000 en El Villicum.

La competencia fue lineal, con los dos Toyota al frente y sin amenazas. Más allá de las neutralizaciones, el único punto de expectación fue con la orden de equipo, si realmente existía o no para los dos pilotos del equipo de la marca japonesa. Al principio no, ya que Santero buscaba su primera victoria en la categoría y Rossi, cortar una racha de casi un año (justamente el último triunfo había sido en San Juan, pero en El Zonda, el año pasado).

Rossi al frente, seguido por Santero y Milla. (Foto: Rafael Mario Quinteros)

Detrás de ellos marchaba Agustín Canapino, que luego pudo largar en segunda ocasión, pero se detuvo su marcha con apenas 4 vueltas. “El motor se paro y quedó a 3000 vueltas el limitado”, explicó el ingeniero Luciano Monti, de Chevrolet.

Luego por el último escalón del podio luchó Facundo Chapur, evidenciando un notable avance del rendimiento del Citroën C4 Lounge, pero también se retrasó. Previamente, Matías Milla, piloto de Renault, consultó al equipo si dejaba pasar al puntero del campeonato, su compañero Leonel Pernía, o si atacaba a Chapur.

Miguel Ángel Guerra, director deportivo, le dio el OK para que avanzara, y así lo hizo. Finalmente se quedó con el último escalón del podio, muy valorado para el piloto.

Para el espectáculo, bien retrasados, se observaron algunos golpes, como el de Gagliardi Genne a Conta, y éste a Llaver, aunque no sobraron grandes maniobras en una competencia interrumpida por el auto de seguridad.

Mirá también

“Estoy muy feliz. Fue una carrera impresionante para nosotros. Tuvimos libertad de acción con Julián (Santero). Después de la neutralización pude alejarme de mi compañero. Me pidieron desde el box que regulara, porque teníamos un ritmo muy exigente, yo consulté por Santero y me respondieron que manteníamos los lugares. Fue un gran trabajo en equipo para cerrar un fin de semana extraordinario”, comentó Rossi.

Así el Súper TC2000 sigue su camino en la nueva era turbo. En la búsqueda de sumar vehículos en el parque automotor y en la paridad anhelada, la categoría ya tiene tres fechas disputadas, dos marcas ganadoras y el recorrido federal, con la mira puesta ahora en Rosario. Mientras tanto, Pernía, con el cuarto lugar, se mantiene al frente del certamen, con la satisfacción, al menos, de sumar buenos puntos cuando el panorama no es el ideal.

El auto de Rossi, ganador en San Juan. (Foto: Rafael Mario Quinteros)

Articulos relacionados