¿Por qué hace un año que un caso de dóping no tiene sanción en la Argentina?Deportes 

¿Por qué hace un año que un caso de dóping no tiene sanción en la Argentina?

Hace casi un año, el 21 de mayo de 2018, Ferro le ganó a Salta Basket en el mítico estadio Héctor Etchart y se salvó del descenso en la Liga Nacional. El equipo del Norte argentino volvía a la segunda categoría, luego de una temporada codeándose con la élite. Esa noche, el nombre de Diego Gerbaudo salió sorteado para el control antidóping. Y al basquetbolista lo asaltó la duda.

Había tomado un té de coca, infusión habitual en aquella región del país, y no sabía si podía conducirlo a un resultado positivo. La respuesta a esa incógnita fue afirmativa. Pero lo que siguió fue una nebulosa total, que desencadenó que casi 365 días después de que el cordobés presentara su muestra de orina, todavía no tenga una sanción firme.

Si hubiera sabido que no podía tomar el té, no lo tomaba. Era el último partido de la temporada, hace un millón de años que juego… Le pregunté a quien estaba a cargo del control si hacía falta declarar que había ingerido el té, pero me dijo que no me podía contestar. Entonces, le consulté al kinesiólogo del equipo, quien me dijo que no era necesario. Terminé cometiendo un error grave. A la distancia pienso por qué no me interioricé más“, se lamenta Gerbaudo ante Clarín.

Diego Gerbaudo, cuando jugaba para Salta Basket en la Liga Nacional.
Foto: Marcelo Figueras

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

La muestra de orina del jugador, como todas las tomadas en controles antidópings oficiales llevados a cabo por la Comisión Nacional Antidopaje- viajó a Madrid para ser analizada en el laboratorio de la Agencia Española de Protección a la Salud en el Deporte.

Desde allí le devolvieron el resultado a la CNAD: un “analítico adverso” -tal la denominación del positivo- por un metabolito de la cocaína, algo esperable dada la infusión que había tomado el base.

Esta sustancia, enmarcada entre las “drogas no específicas”, acarrea una suspensión provisional automática de parte del Tribunal Nacional Disciplinario Antidopaje. Ese nombre propio es uno de los pasos sobre los que hay que volver para entender ese limbo en forma de espiral que se llevó, como si de un agujero negro se tratara, este caso que dejó a Gerbaudo flotando sin rumbo cierto.

Mirá también

A través de la resolución 15/2016 publicada en el Boletín Oficial el 26 de abril de 2016, el ex Ministerio de Educación y Deportes reglamentó el funcionamiento del TNDA y del Tribunal Arbitral Antidopaje, “órgano independiente de las organizaciones antidopaje” con “la misión de entender en todos los asuntos que se generen en relación a un caso de dopaje”.

Tras un concurso entre distintas universidades, fue el pliego de la Facultad de Derecho de la Austral el que se impuso y ganó la licitación. Así se constituyó el Tribunal en la sede que la institución educativa posee en Cerrito 1250, pleno centro porteño.

Menos de tres años más tarde, Carlos Montesano, abogado de la Asociación de Jugadores de Básquetbol (AdJ) se apersonó en la sede para ponerse al corriente de la situación de Gerbaudo, quien había recibido esa suspensión provisional pero no tenía avances respecto al tratamiento de su caso.

Se encontró, para su sorpresa, con que el Tribunal estaba de paro. “Lo que nos dijeron, pero no pudimos confirmar, es que a la Universidad Austral no le pagaban”, explica el letrado.

Paramos aproximadamente en noviembre porque no nos estaban pagando -le dice una voz del viejo tribunal a este diario-. En 2016 casi que trabajamos gratis; 2017 nos lo pagaron bien, incluso por adelantado, lo cual era ideal para solventar los gastos que teníamos. Ya en 2018 dejamos de cobrar. Incluso cobrando hubiera sido poco: en un contexto inflacionario como el que tuvo el país, se había arreglado un aumento de apenas el 10 por ciento”. 

De acuerdo al Presupuesto 2019, “la financiación prevista (para la Comisión Nacional Antidopaje) es mediante transferencias de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, la cual transferirá una suma de veinte millones de pesos (…) en doce cuotas mensuales, iguales y consecutivas. Además, está prevista la recaudación y utilización de fondos propios”. 

Según le confiaron a Clarín, la cifra adeudada al anterior Tribunal ascendía a unos 980.000 pesos. A fin de año vino la feria judicial, lo que demoró todavía más el proceso de la sanción a Gerbaudo. En total, la suspensión de los plazos procesales del Tribunal Nacional Disciplinario Antidopaje se extendió entre el 22 de noviembre de 2018 y el 1° de febrero de 2019.

Mirá también

A principios de este año, cuentan desde el ex Tribunal que se recibió el pago de la mitad de aquel valor. “Dudo mucho que nos paguen el resto”, asegura la misma fuente, con resignación, sobre todo después de lo que ocurrió.

Gerbaudo continuó esperando pero no sólo no tuvo novedades. A fines de marzo, incluso, su incertidumbre aumentaría: le comunicaron que el Tribunal que había llevado su expediente ya no estaría al frente de su caso. 

Según pudo averiguar este diario, la mudanza se debió exclusivamente a cuestiones presupuestarias. De hecho, en los pasillos de la Comisión Nacional Antidopaje estaban muy conformes con el “muy buen trabajo” que había llevado a cabo el tribunal anterior. Entre los miembros de aquel, sin embargo, quedó una gran decepción porque sienten que les fueron “por la espalda”.

Una fuente consultada comenta: “Siempre nos prometieron que iban a llamar a concurso para designar al nuevo tribunal, pero que nos iban a renovar a nosotros para que les firmáramos una prórroga desde octubre de 2018 hasta marzo de 2019”.

El nuevo Tribunal está a cargo de la Universidad de Buenos Aires. Entró en funciones a partir del último mes de abril en el primer piso de la Facultad de Derecho, sobre la avenida Figueroa Alcorta al 2200.

Según la Disposición 2/2019, publicada en el Boletín Oficial el 3 de abril pasado, los nuevos integrantes del Tribunal Nacional Disciplinario Antidopaje son los doctores Jorge Ferrari, Cristian Rodríguez Veltri y Hugo Osvaldo Papini. Asimismo, se nombró también a las autoridades del Tribunal Arbitral Antidopaje, que es el que se encarga de las instancias de apelación.

Mirá también

Estos dos organismos, se agrega en el documento público, se constituyeron “provisionalmente (…) hasta tanto puedan conformarse dos cuerpos disciplinarios regulares, con los recursos técnicos, económicos y humanos propios” y “suficientes para su funcionamiento”. Al respecto, desde las dependencias oficiales aseguran que ya está establecido el Tribunal definitivo.

“No hubo un vacío desde lo formal, porque se constituyó un tribunal nuevo de inmediato, pero no sé si estaba funcionando como correspondía hasta el 31 de marzo”, se pregunta en voz alta Montesano, quien se encargó de seguir de cerca todos los trámites en Buenos Aires.

En el medio, Diego Gerbaudo quedó esperando una sanción. Asumió su error (ver abajo) y sólo quiere saber cuánto tiempo deberá purgar sin jugar al básquetbol.

Diego Gerbaudo lanza al aro para Salta Basket, su último equipo en la Liga Nacional.
Foto: Marcelo Figueras

“Siento que se me causó un daño muy grande”

En la voz de Diego Gerbaudo se advierte cansancio. No tiene que ver con que recién haya terminado otro de los entrenamientos que lleva a cabo con un preparador físico para mantenerse en forma. No. Su voz lleva consigo el indisimulable sonido del agotamiento mental. “Estoy con bronca e incertidumbre -le dice a Clarín-. Es injusto esto, pero no lo puedo manejar. Siento que se me causó un daño muy grande en todo sentido“.

El basquetbolista no para de hablar y se pregunta: “¿Cómo puede ser que estuviera esperando una sanción y me haya enterado que no había Tribunal recién cuando fuimos hasta el Tribunal?. Si (la suspensión) tiene que ser un año, que sea un año o lo que sea, pero yo ahora estoy tirado. Lo único que quiero es que me sancionen de una vez. No creo que sea una locura lo que estoy pidiendo”.

Mirá también

Al principio, el jugador había acordado con los dirigentes de Salta Basket no hacer declaraciones públicas. Hoy se arrepiente de aquella decisión. “Les preguntaba si me iban a pagar o qué, porque pasaron los meses y no me pagaron más. El presidente y el vice dejaron de tener diálogo conmigo y optamos con mi abogado por mandarles una carta documento. Les pedí que me pagaran lo que me debían y ellos me respondieron con otra carta documento diciendo que quien les debía era yo”, relata el base, ahora con más bronca que decepción en su tonada cordobesa.

“Me dieron 10 días para dejar el departamento. Eso me dio muchísima bronca. Tengo una nena de 2 años y me tuve que ir así. No volví a hablar con nadie del club, quedó todo en manos de los abogados”, comenta.

En diálogo con UCU Radio, Fernando Palópoli, vicepresidente del club salteño, aseguró: “Sentimos que Salta Basket fue el perjudicado. Apostamos a su contratación y tuvimos que jugar el torneo sin él. Recurrimos a un reemplazo que nunca supimos por cuánto tiempo era. Entendemos la situación de Diego, que necesita que el tribunal se expida. La sanción es por un dóping determinado por cocaína (sic); obviamente le creemos que consumió un té de coca, pero no somos bioquímicos”.

Y respecto a la falta de pago al jugador, explicó: “Nuestro contrato en el artículo 11 establece que si el jugador recibe una sanción que le impida jugar, el contrato queda suspendido hasta que pueda volver a realizar su actividad”.

Mirá también

El club se desentendió del reclamo que quiso presentar el jugador, por lo que el recurso de amparo que presentó ante la Justicia ordinaria la abogada María Eugenia Yaique, para que le permitieran volver a jugar, fue propio del basquetbolista. No tuvo éxito.

Según sus averiguaciones, Gerbaudo presume que por casos similares le podría tocar una sanción de aproximadamente un año. De ser así, todo este tiempo que pasó contaría como “pagado”. Sin embargo, para él no se trata tanto de eso sino de sentirse en un limbo.

Estoy sin saber qué hacer con mi vida. Ferro me tanteó en su momento. Un equipo de Sinaloa (México) me hizo una oferta. Si hubiera tenido alguna certeza, al menos, podría haber charlado con muchos equipos”, explica.

“Toda esta situación del tribunal es terrible -se lamenta Carlos Montesano, abogado de la Asociación de Jugadores-. El estado de incertidumbre que está pasando Diego es penoso. Es alguien que no sabe qué hizo, qué no, cuándo puede apelar, qué hacer con su vida, si son 5 años, si son 25… A partir del 1° de abril se arrancó con un nuevo tribunal porque el otro no prestaba los servicios. Yo fui a presentar un pronto despacho y me encontré con que ese tribunal no funcionaba más. Ninguna parte estaba notificada de que se había constituido un nuevo Tribunal. ¿Cómo puede ser que no nos hayan notificado de la mudanza?”.

Gerbaudo es terminante: “Siento que quedé preso en mi casa, sin saber a quién recurrir”. Espera que en las próximas horas se resuelva algo. Al menos, ya sabe que su caso está siendo analizado. Y cruza los dedos para que, independientemente de la sanción, una certeza pueda barrer las incertidumbres.

HS

Articulos relacionados