Esclavos en la cosecha: cómo viven los que trabajan a destajo en condiciones inhumanas en NeuquénSociedad 

Esclavos en la cosecha: cómo viven los que trabajan a destajo en condiciones inhumanas en Neuquén

Son un grupo de trabajadores de la cosecha en una chacra cercana a Neuquén capital. Viven como esclavos y sin que les paguen sus salarios. Y, ahora, tras impulsar una denuncia por trata de personas dan su testimonio en primera persona.

La esclavitud es sinónimo de la trata de personas, reducción a la servidumbre y cualquier otro calificativo similar encaja para describir cómo viven, y el engaño que sufren. Son hoy en día unos veinte trabajadores que están a la deriva en la chacra Frutos del Chañar, en San Patricio del Chañar, una localidad ubicada a 60 kilómetros de la capital de Neuquén.

El campo, de más de 100 hectáreas, está ya casi pelado. Es que los meses de abundancia de peras y manzanas transcurren entre diciembre y abril, y ya levantaron la cosecha. Ninguno cobró y toleran situaciones extremas de vida.

De camino al lugar, junto con el equipo de cámaras a cargo de Marcelo Funes y Rodrigo Sánchez Miguel, no sabíamos muy bien qué íbamos a encontrar ya que en abril tanto la Justicia como las autoridades provinciales ya habían intervenido y especulábamos con que se había transformado para mejor la situación de los trabajadores.

Pero bastó recorrer un poco la zona para entender que nada había cambiado. Entre nosotros nos mirábamos y no comprendíamos cómo se puede vivir así y mucho menos por qué el dueño de la empresa, Ernesto Zec, no hacía algo para cambiar la situación de los cosechadores. Teníamos la información del expediente judicial y lo que ellos habían declarado en la causa que se sigue por trata de personas, pero queríamos escucharlo de primera mano.

Tras un debate entre ellos, se animaron a contar sus padeceres. Ariel, uno de los más jóvenes del lugar, fue quien impulsó al resto de sus compañeros a denunciar ante TN.com.ar su calvario.

Sin calefacción, agolpados para dormir en gabelas con muy poco espacio, por momentos sin agua y caliente sólo unos litros por día, con escasa comida y haciendo frente al frío que cada vez más cala los huesos por estos meses. Así viven los trabajadores de la cosecha, la mayoría viajó del norte Argentino por unos meses para luego volver con algo de dinero para ellos y su familia.

La cosecha se levantó pero los trabajadores siguen a la espera de que se les pague. Por eso no se van y resisten, pero no es fácil claro, y muchos ya se volvieron junto con sus familias.

Miguel Coliñir, delegado de UATRE en Neuquén, fue categórico en cuanto a que la autoridades de Trabajo de la provincia saben lo que sufren los cosechadores de Frutos del Chañar, y nada hacen.

El gremio, junto con el RENATRE y la fiscal federal a cargo de la investigación por trata de personas, Cristina Beute, coinciden en que más allá de lo que les deben es urgente la intervención para que dejen de vivir como esclavos.

Por lo pronto, la investigación avanza. Ya la fiscal Beute pidió la indagatoria de Ernesto Zec, de Frutos del Chañar, un encargado y de un capataz de la empresa por el delito de trata de personas.

El empresario atribuye la falta de pago del último mes, a que no cuenta con el dinero de la cosecha que vendió a la exportadora Ecofruf, que le adeuda 58 millones de pesos y entró en concurso de acreedores. Sobre la denuncia de trata de personas, Zez negó que en su chacra vivan dos nenas hija de un trabajador, tal cual constató la fiscal, y aseguró que todos los años hace reformas para mejorar el lugar. Frente a su versión, están las imágenes.

Articulos relacionados