Ruth Bravo, la argentina que juega en España y sueña con hacer historia en el Mundial de Fútbol FemeninoDeportes 

Ruth Bravo, la argentina que juega en España y sueña con hacer historia en el Mundial de Fútbol Femenino

Madrid es diferente a San Remo, el barrio de Salta en el que empezó su recorrido. También a Magdalena, a poco más de 100 kilómetros de Buenos Aires y donde vive su familia. Pero Ruth Bravo se siente feliz en la capital española. Va y viene sin parar, como una más. Aunque no lo es. Su historia es de superación, de eludir barreras, de gambetear obstáculos. Adentro y afuera de la cancha. “Pero se puede”, le cuenta Chule, el apodo que le puso su abuela, a Clarín. Y vaya si se puede.

Ruth es una de las capitanas de la Selección Argentina de Fútbol Femenino. Un privilegio al que accedió tras luchar durante años. En el tiempo quedaron sus primeras prácticas con Estudiantes de La Plata, su pase a Boca, la rotura de ligamentos que la llevó a alejarse de las canchas durante dos largos años, su vuelta y la apuesta por jugar en el exterior. El CD Tacón es su actual club, con el que está a punto de ascender a Primera (juega la ida este fin de semana ante el Santa Teresa y el 19 la revancha) y el que puede quedar bajo el ala, nada más y nada menos, que del poderosísimo Real Madrid por intermedio de René Ramos, hermano de Sergio, el actual capitán del Merengue. 

Ruth Bravo empezó desde muy abajo y hoy disfruta del fútbol.

“Estar viviendo todo esto es único, una experiencia tremenda. Haber llegado a Boca, el club que amo, fue un sueño cumplido, y esto es otro paso importantísimo en mi carrera”, afirma Ruth, volante talentosa y quien en una entrevista con Viva se definió a sí misma como “pícara, un poco ventajera, porque el fútbol es para los vivos”.

Mirá también

Recuerda que esa viveza la hizo superar patadas, agresiones e insultos, como cuando se le ocurrió convertirse en jueza de línea en Chascomús. También le sirvió para imponer su deseo de convertirse en futbolista aunque José, su papá, la imaginaba como modelo. “Por suerte, Lilí, mi mamá, me apoyó desde el primer día -aclara-. Y así se me hizo un poco más fácil”.

Ruth Bravo empezó desde muy abajo y hoy disfruta del fútbol.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Un poco más fácil dice. Y es así. Alcanzar su objetivo también significó una lucha interna para Ruth, quien más allá del amor por la pelota estudió tango y folclore porque sintió que “ser bailarina” iba a ser mejor aceptado que verla con los cortos y los botines corriendo dentro de un campo de juego. “Pero por suerte pude llegar al fútbol”, destaca. Y no llegó para estar de paso. Mientras sumaba millas en sus clubes, las puertas de la  Selección se empezaron a abrir. Se puso la camiseta de la Sub 16, de la Sub 20 y hasta que llegó a la Mayor.

Su crecimiento fue de la mano con el del equipo. Y la clasificación para el Mundial que se disputará este año en Francia (repechaje mediante ante Panamá) resultó una alegría enorme. “Era uno de nuestros objetivos. Sabíamos que no iba a ser fácil, pero cuando uno cree y trabaja, las cosas llegan”, señala. La expectativa, ahora, es hacer un buen papel. “Nos tocó un grupo muy difícil (integrará el D, junto con Inglaterra, Escocia y Japón), pero queremos llegar a octavos. Y después ver qué pasa”, remarca.

Ruth Bravo recorrió un largo camino hasta llegar a jugar en España.

El desafío es grande, sí. Pero Ruth no se achica. Cuenta que estos diez meses que lleva jugando en España le han dado un salto a su fútbol. “Crecí mucho en varios aspectos. Acá se vive para el fútbol y eso ayuda”, acota. Y después de señalar que es clave el empuje de los dirigentes para que más chicas tengan posibilidades, destaca que otro de los puntos clave de su carrera es el apoyo de Nike, la firma que la ayuda. “Desde el primer día estuvieron en todo. Y es súper importante. Les estoy agradecida de por vida”, destaca.

Y el caso de Ruth no es el único. La marca de la pipa, de hecho, es uno de los principales impulsores del fútbol femenino en la Argentina y en el mundo. Por ejemplo en Antes Que Nada, su última campaña, la empresa de indumentaria refleja casos reales de jugadoras que debieron superar todo tipo de obstáculos para alcanzar sus objetivos. Y entre ellas, claro, está Ruth.

“Yo jugaba descalza porque tenía un solo par de zapatillas. Me acuerdo que si veía que los chicos arrancaban sin mí, agarraba un cuchillo y les pinchaba la pelota. Y acá estoy”, cuenta Ruth desde una Madrid muy diferente a Salta o a Magdalena. Pero en la que ella sigue decidida a escribir su historia.

Articulos relacionados