¿Qué más debía hacer Lionel Messi en este desastre del Barcelona?Deportes 

¿Qué más debía hacer Lionel Messi en este desastre del Barcelona?

El desastre de Anfield también alcanzó a Lionel Messi, acaso cuestionado seriamente por primera vez en Barcelona y presa fácil para sus detractores nativos, prestos a desenvainar el arma siempre a mano: “Cuando ganan, gana Messi; cuando pierden, pierde el Barcelona”. Sí, es así.

Mirá también

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Si hay que citar la fecha en que bajaron la bandera de largada al descenso del juego del Barça puede fijarse en el 6 de junio de 2015. Ese día el equipo le ganó 3-1 a Juventus en Berlín la final de la Champions. En el máximo nivel de competencia fue la última gran actuación. Y con reparos, porque la Juve pudo quebrarlo después de que alcanzó el empate parcial. Ese día se despidió Xavi. El empujón barranca abajo fue la fuga de Neymar a PSG. Y tomó velocidad cuando Iniesta partió a su aventura en Japón.

Ese maravilloso juego de posesión, de ocupación de espacios, de triunfos por demolición iniciado por Rijkaard, en su apogeo con Guardiola, sostenido por Tito Vilanova y Tata Martino empezó a mutar con Luis Enrique y apenas siguió en pie en los últimos dos años de Valverde.

Lionel Messi, derrotado. La actuación del argentino no le alcanzó al Barcelona para reaccionar ante Liverpool. (Foto: EFE/Peter Powell).

Cada vez menos equipo, más necesario -hasta convertirse en imprescindible- resultó Messi. Los últimos días lo certifican. Llegó a 600 goles con la camiseta azulgrana y es el cómodo líder de la tabla de goleadores de la Liga. Descansó el primer tiempo frente a Levante, pero debió entrar en el segundo para hacer el gol y confirmar el título de campeón anticipado que, a la vez, permitía cuidar titulares ante Celta (derrota 0-2) para ir descansados a Anfield.

Mirá también

Liverpool borró a Barcelona en el Camp Nou. No fue el mejor partido de Messi, obligado a correr y a marcar porque la pelota la dominaban los otros. Hasta que tuvo un cuarto de hora de respiro y dos apariciones milagrosas, dos goles, un 3-0 increíble y hasta el servicio a Dembelé para un cuarto gol que no fue y pudo haber cambiado la historia. ¿Ganó Barcelona o gracias a Messi se llegó al 3-0? Ganó Messi.

En la revancha pasó lo que pasó. Tampoco fue el mejor partido de Messi, pero fue el único que estuvo cerca del gol. Allison le sacó el empate en un remate cruzado desde la izquierda, Van Dijk se la pellizcó justo en el punto de penal cuando Leo enganchaba para su zurda. Tuvo que resolver como pudo porque Jordi Alba, en vez de rematar él, le transfirió la responsabilidad. Otros dos remates se fueron muy cerca del palo izquierdo. Cuando ya estaban tres goles abajo, remató al primer palo y volvió a ganarle el arquero.

En el primer tiempo puso a Jordi Alba cara a cara con Allison Y en el segundo a Suárez. Barcelona no tuvo otras situaciones de gol ciertas.

El primer gol de Liverpool nació de un mal pase-rechazo de Alba. El segundo de una pérdida de Alba que posibilitó el centro que definió Wijnaldum. Y en el tercero, Wijnaldum se instaló cómodamente más de 20 segundos cerca del punto de penal entre Piqué, Lenglet y Busquets. Cabeceó sin marca. Por piedad, no recordemos el cuarto gol.

Mirá también

¿Qué más debía hacer Messi para el Barça en esta realidad del Barça? Lo hizo campeón de la Liga y lo llevó hasta donde pudo en la Champions.

Esta tragedia futbolística del Barcelona quizá sirva de espejo a los argentinos que ven el fracaso constante de Messi en la Selección.

JCh.

Articulos relacionados