En el inicio del juicio por la explosión del edificio en Rosario la fiscal pidió penas de cinco años de cárcelSociedad 

En el inicio del juicio por la explosión del edificio en Rosario la fiscal pidió penas de cinco años de cárcel

La fiscal de la causa por la explosión en un edificio en Rosario en 2013 pidió este miércoles cinco años de prisión efectiva para nueve de los 11 imputados por estrago culposo agravado, mientras que la querella solicitó la misma pena pero para todos los acusados por la explosión que provocó la muerte de 22 personas.

En la primera audiencia del juicio, que comenzó este martes, la fiscal Graciela Argüelles solicitó la prisión para cuatro directivos de Litoral Gas, la empresa encargada del servicio, tres administradores del consorcio, el gasista y su ayudante.

Al fundamentar su acusación, la fiscal relató que todo comenzó el 24 de julio, una semana antes de la explosión, cuando un vecina del edificio ubicado en la calle Salta 2141 denunció ante la empresa Litoral Gas “que se le apagaba el calefón” y, ante ello, Argüelles sostuvo que hubo “una cadena de negligencias e inoperancias” de los empleados de la compañía que no detectaron el fondo del problema, que era “la falta de presión del servicio”.

“Sin hablar con la vecina reclamante, al concurrir a analizar el problema dejaron en un acta una constancia de que por un escape de gas se procedía a cerrar la válvula del suministro con un cepo, fuera del reglamento”, apuntó. Argüelles consideró que de “haberse detectado desde un principio el problema, podría haberse evitado la tragedia que enlutó a la sociedad de Rosario porque desde aquel día nada es igual”.

“Ese día no empezó el problema, ese día, al contrario, termina con la explosión en la que 22 familias fueron destrozadas y muchas murieron junto a sus seres queridos”, enfatizó la fiscal.

Los acusados por la fiscal son el gasista Carlos García y su ayudante Pablo Miño y los empleados de Litoral Gas Viviana Beatriz Leegstra (gerente técnica), Claudio Tonucci (jefe de mantenimiento de redes), Guillermo Oller y Luis Curaba.

También le increpó responsabilidades y negligencias a los administradores del edificio: Norma Bauer, Carlos Repupilli (asesor legal) y la administradora del consorcio Mariela Calvillo. A ellos los acusó por haber promovido una reunión del consorcio el día 2 de agosto en la que presentó al gasista, Carlos García, que se iba a encargar de hacer el trabajo del reemplazo del regulador.

Rosario: comenzó otro juicio emblemático por la peor tragedia que vivió la ciudad. (Fuente: Télam).

La fiscal señaló que se trataba “de un trabajo que iba a ser más rápido y menos costoso, y que según los testigos que vamos a presentar, para el gasista contratado -por García- era ‘una boludez’ hacerlo”.

“García concurrió ese día con el ayudante Pablo Miño y sin comunicar a Litoral Gas, sin cortar la luz, sin cerrar la puerta de ingreso y sin avisar a los vecinos comenzó a manipular en la planta baja las llaves para hacer el recambio y cuando empezó con un zumbido la fuga de gas, ambos salieron corriendo del edificio“, relató Argüelles sobre la explosión que se escuchó en un gran radio del centro de Rosario a las 9.38 del 6 de agosto de 2013.

Para la querella, a cargo del letrado Ángelo Rossini que representa a la familia de Débora Gianangelo, una de las 22 víctimas mortales, la misma pena solicitada por la fiscal deberá, “extenderse a los 11 imputados”. Por su parte, las defensas adelantaron que pedirán la “absolución” de sus representados por “falta de responsabilidad penal”.

Al primer día del juicio considerado un caso único en la historia judicial de Santa Fe, concurrieron los familiares de las víctimas.

Articulos relacionados