“Messi es el mejor del mundo y lo maltratamos; él no es el problema, el problema son los otros”Deportes 

“Messi es el mejor del mundo y lo maltratamos; él no es el problema, el problema son los otros”

Es extraño, pero a Mario Alberto Kempes, campeón del mundo, goleador y figura del Mundial de Argentina del 78, muchos hoy lo conocen apenas por su voz. Es que para los más jóvenes, Mario es el comentarista de los juegos de fútbol de la PlayStation y por eso los chicos saben quién es y le dicen cosas “muy cómicas” por la calle. Kempes hoy tiene 64 años, vive con su mujer y dos de sus hijas en Connecticut, Estados Unidos, y además de poner su voz en ese mundo virtual también comenta partidos en televisión para ESPN. Kempes presenta este jueves su autobiografía –El Matador– en la embajada en Washington y se reunirá en otros eventos con la comunidad argentina para firmar libros, contar su vida y lo que piensa del fútbol de hoy. En una entrevista con Clarín, el goleador dice que no se sintió deprimido cuando se retiró, pero cree que las luces de la fama “se te van apagando” y que “hay muchas cosas que a un futbolista se le puede pasar por la cabeza cuando no preparó su futuro”. “El Matador” habló del Mundial de la dictadura, de Scaloni, de Menotti, del fútbol femenino, de Maradona y de Messi: “Es el mejor del mundo y lo maltratamos”, dijo.

–El mundo del fútbol estuvo conmocionado con el suicidio de Julio Toresani. ¿Qué es lo que le pasa a un futbolista cuando se retira?

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

–El futbolista se tiene que mentalizar en que va a llegar un momento en que esto se termina. No es un trabajo normal, en el que tenés tu jubilación. Además, es tan dulce el dinero que ganás que crees que va a durar mucho y a lo mejor se va demasiado rápido. Cuando estás en actividad sabes que te levantás, tenés entrenamiento de 9 a 12 y si no hay práctica por la tarde te vas a casa. En eso yo fui muy burro porque tendría que haber aprovechado para hacer algo extra en mi vida como futbolista. Por ejemplo, estudiar inglés. Eso no lo supe aprovechar y cuando vine a los Estados Unidos, con 50 años, me costó una barbaridad. Puede ser distinto si te metés directamente como Director Técnico o en una escuelita de fútbol. Igualmente, las luces se te van apagando y ya no sos esa figura que la gente reconocía cuando ibas por la calle. Hay muchas cosas que a un futbolista se le puede pasar por la cabeza cuando no preparó su futuro, y no hablo de lo económico sino de la manera de vivir. A los clubes mientras les servís sos un fenómeno, pero una vez que llega la hora de retirarse es como si se olvidaran que la persona sigue existiendo. El gran problema del futbolista es no prevenir lo que se viene.

–Cuando te retiraste tuviste experiencias como entrenador, mayormente en clubes de segunda división. ¿Te gustaría volver a dirigir?

–Sí, uno es un campeón del mundo para siempre. El que haya jugado al fútbol y tiene todavía ese gusanito…No te hablo de una primera división en España sino de cualquier equipo al que le haga falta alguien. Aceptaría, pero dependiendo en dónde. De los Estados Unidos por ahora no me quiero mover.

–¿Cómo ves el auge del MLS (Major League Soccer, la liga de fútbol masculino estadounidense)? Ahora están viniendo a Estados Unidos jugadores argentinos que podrían haber ido tranquilamente para Europa.

–Un poquito está creciendo. Acá es el latino el que te va a dar la alegría y somos muchos los latinos a los que nos gusta el fútbol y, si tenemos la posibilidad, vamos a la cancha. Hasta no hace mucho, venían de Europa todos aquellos que ya no podían jugar ni en Italia o Inglaterra, y por eso a Estados Unidos siempre se la ha llamado “la tumba de los elefantes”. Ahora está viniendo gente más joven que todavía puede demostrar y eso hace que la liga sea más competitiva. Pero claro, no hay descenso y al no haber descenso no pasa nada. No hay adrenalina, solamente para aquellos que tienen la oportunidad de un buen equipo o jugadores diferentes y siempre están ahí en las finales. Con la llegada de Gerardo Martino, Atlanta tuvo un año que salió campeón, pero se lo llevaron y ahí se terminó la historia. Ahora va último.

–Menotti está de regreso como Director de Selecciones ¿Qué crees que puede aportar?

–Creo que la llamada llegó tarde. Los grandes entrenadores que ha tenido la Argentina podrían estar ahí. Hay que respetarlos, son gente de mucha importancia, pero no deben inmiscuirse mucho, no ser ellos los protagonistas. Por eso digo que la llamada a Menotti llegó tarde, como también la de Bilardo hace algunos años. Ellos siguen siendo importantes, pero ya es menor la importancia que puedan tener. Menotti puede aportar mucha experiencia. Hablando, el Flaco te da vuelta como una media. Pero no hay que olvidarse que el ’78 pasó hace mucho tiempo y no hay que quedarse atrás.

–¿Cómo ves el proceso de Lionel Scaloni? ¿Es una transición o preferirías a alguien definitivo?

–Esperemos que no sea una transición porque vamos a hacer como el cangrejo, vamos a ir para atrás. Firmar un contrato a un técnico de la Selección por dos años para ver qué pasa en la Copa América es vergonzoso. Si clasifica al Mundial, dale la posibilidad hasta Qatar para que demuestre. Si en la Copa América las cosas no salen bien, ¿lo vamos a echar? Me parecería vergonzoso. Vamos a volver a las épocas de antaño en donde cada cierta cantidad de partidos si al DT le iba mal lo echaban y venía otro y así Argentina no pudo ganar nada hasta el ’78.

–¿Por qué crees que hay gente que aún cuestiona a Messi?

–Porque somos argentinos, simple y llanamente. Messi es el mejor del mundo y lo maltratamos. Es adorado por todo el mundo, menos por nosotros. Siempre hacemos comparaciones, no disfrutamos de lo que tenemos. Acá él no es el problema, el problema son los otros. Eso está clarito.

–¿El problema son los jugadores que lo rodean?

–Exactamente, el técnico, los jugadores. Acá hay que meterlos a todos en la misma bolsa porque Messi es el mejor en el Barcelona y a la Selección no va un hermano mellizo. Si en la Argentina no funciona no es porque él no lo intente.

–Barcelona perdió este martes un partido increíble con el Liverpool y muchos lo criticaron.

–En Barcelona posiblemente lo critican en uno o dos partidos entre 100. En Argentina lo criticamos siempre, lo llevamos a un precipicio y estamos como a punto de empujarlo. Ayer no jugó un partido normal para él, pero la culpa la tienen todos. El quizás hizo una gambeta de más, si le hubiera pegado de derecha podría haber hecho un gol en el primer tiempo. Pero quiso enganchar y se la robaron. Pero son cosas que le pasan a cualquiera y también al mejor jugador del mundo.

–¿Qué opinas de la gestión de Maradona como técnico en Dorados?

–Llegó dos veces a la final y anduvieron cerca. Pero si él está feliz y se divierte me parece fenomenal.

–¿Cómo ves el crecimiento del fútbol femenino?

–Me parece espectacular. Empezó acá en los Estados Unidos y luego en Europa, con Noruega y Alemania, con todas selecciones fuertes. El campeonato español también se ha puesto muy fuerte. Argentina ha entrado después de tantos años a un Mundial. Hay que fomentarlo porque en la Argentina hay muchísimas jugadoras y eso es bueno. En España han metido 60 mil personas en un partido del Atlético de Madrid y Barcelona. Eso es una locura y hay que aprovecharlo.

–¿Qué mensaje enviarías a las jugadoras de la Selección que en un mes van a disputar el Mundial en Francia?

–Yo les diría: “A disfrutar”. Pero, claro, no podés ir a un Mundial a disfrutar porque tenés que sufrir para después disfrutar. Todo sirve como experiencia. Hacía mucho que Argentina no clasificaba para un Mundial y las chicas lo lograron. Ahora hay que trabajar, analizar cómo juegan los otros equipos y darle para adelante. No hay otra forma. Hay que luchar siempre y nunca bajar los brazos.

–¿Vos sos consciente de que muchos chicos te conocen por ser el comentarista de los partidos de la Play?

–Seguramente. Y a veces solo me conocen por ser simplemente una voz. Hay muchos que no me han visto nunca. Fui por Centroamérica y no me conocían, pero sí me conocían la voz. Es una linda experiencia, pero es un trabajo difícil porque adelante tuyo no tenés un partido para comentar. Hay una guía y hay que empezar a buscar palabras para no ser tan repetitivo. Es lindo porque tenés la satisfacción de que los chicos te dicen: “Hoy estuve jugando con vos” o “anoche estuve escuchándote” o “anoche hablaste mal de mí”. Son cosas muy cómicas.

–¿Tienen el estigma de haber salido campeones en el Mundial de la dictadura?

–Soy campeón del mundo, eso no te lo saca nadie. A veces somos muy criticados por haber jugado en la dictadura, pero nosotros jugamos al fútbol, no jugamos para los militares, jugamos para el fútbol argentino, para la gente que le gusta el fútbol. Nunca nos va a doler eso que digan porque siempre hay detractores. Si critican a Messi, ¿cómo no van a criticar nuestro Mundial?

Articulos relacionados