Claudio Tolcachir y su pareja esperan a su segundo hijo: “Una familia es amor con el formato que sea”Sociedad 

Claudio Tolcachir y su pareja esperan a su segundo hijo: “Una familia es amor con el formato que sea”

Con la llegada de Camila, la vida de Claudio Tolcachir y su pareja, Gerardo Otero, cambió por completo. El 18 de julio de 2017 se concretó el proyecto por el que tanto habían apostado: ser una familia.

Se conocieron en el teatro y hace diez años están juntos. Hace cinco, coincidieron en que era momento de embarcarse en la aventura de ser padres. Primero averiguaron de qué manera podían llevarlo a cabo: “Investigamos sobre las posibilidades de adopción y de gestación subrogada. Nos encontramos con un exalumno de teatro en Barcelona que había sido padre gracias a un vientre subrogado y después, con una amiga que también lo había hecho de esta manera, y nos inclinamos por esta posibilidad”, explica Claudio a TN.com.ar

Gerardo, Clauido y Camila con unos meses de vida.

Gracias a esta amiga, conocieron a Ruth, una abogada que se convirtió en madre del mismo modo y que pertenece a una empresa, “Surro Conexión”, que se encarga de informar, orientar y asistir a los futuros padres. “Ella nos ayudó a tomar la mejor decisión para nosotros y para contarle a Camila cómo nació”.

Después de interiorizarse sobre tiempos, plata,todas las opciones y factores, la ciudad elegida para todo el proceso fue Chicago, en Estados Unidos. En ese estado, cuando una pareja gay tiene un bebé puede anotarlo como hijo de los dos. “En otros, solo permiten que uno figure como padre y el otro tiene que adoptarlo. Además, nos parecía importante tener una buena relación con la gestante. En nuestro caso, con Amanda, hubo un vínculo de respeto y cuidado de los intereses mutuos. Con ella y su familia generamos un lazo muy lindo que hizo que nuevamente confiemos en ella para dar a luz a nuestro segundo hijo que nacerá en julio de este año“.

En 2015 dieron el primer paso y fueron a un centro de fertilidad a llevar la muestras de esperma de ambos. Después eligieron a la donante de óvulos y mediante la fertilización, se obtuvo el embrión que fue transferido a la gestante.

Gerardo y Claudio con Amanda, la gestante, y su familia en Estados Unidos.

Durante la primera conversación con Amanda le informaron su deseo de tener dos hijos. “Ella es una mujer hermosa, solidaria, de la cual aprendimos muchísimo. Fue fundamental la familia, que por supuesto estaba de acuerdo y acompañó el proceso. Amanda es enfermera y tanto ella como su marido, Scott, nos ayudaron en todo momento. Estuvimos presentes durante el parto que fue alucinante. Pactamos que uno de los dos iba a hacer ‘piel con piel’ y el otro iba a cortar el cordón. La llegada de la bebé se demoró unos días, pero más allá de la ansiedad, la experiencia fue la más hermosa y vibrante que vivimos en nuestras vidas“, destaca Claudio.

Al recordar esos primeros días con Camilia, ambos se ríen de lo inexpertos que se sentían y lo importante que fueron los amigos, que ya habían sido padres, para atravesar los primeros momentos. “No teníamos experiencia con bebés, pero lo único que queríamos era no despegarnos de ella ni un segundo. Nos quedamos en Chicago y siendo muy chiquita viajó en avión para volver acá. Nació adaptándose a todo. Es una nena muy amada por toda la familia y amigos”.

Gerardo, Claudio y Camilia festejando el cumpleaños.

De ese amor del que hablan tanto Claudio como Gerardo está inundada la casa en la que viven en Boedo. Durante toda la entrevista, Camila reflejó la felicidad contagiosa de esa familia. “Más allá de que contamos con ayuda y siempre estamos rodeados de gente querida, somos muy felices cuando nos quedamos los tres solitos. El plan del hermanito estuvo desde el comienzo y ahora, como hace dos años vamos a viajar un tiempo antes para prepararnos para lo que se viene. Queremos compartir unos días antes del parto y quedarnos unas semanas más después de que nazca”.

Papi Gera y Papi Clau, por segunda vez

Cuando Camila oye sus nombres, los mira, los identifica. Para los dos es fundamental contar su historia por otras familias que tienen el mismo deseo y lo quieren conseguir. “En la Argentina no es ilegal y no es legal. Está en un gris que te expone a un montón de situaciones dolorosas. Hay un montón de gente que por cuestiones diferentes no lo pueden hacer”, destacan.

Ambos creen que es importante explicar y hacer un poco de docencia sobre las nuevas familias. “Con Gerardo pensamos que tenemos que compartir nuestra historia. Recuerdo que cuando llegamos a Ezeiza por primera vez con Camila, nos preguntaron dónde estaba la mamá y nos salió decir “tiene dos papás”. Por suerte nunca tuvimos ninguna situación tensa. No hay nada que ocultar, hay que tomarse el trabajo de contar para que la gente entienda cómo es esta familia y que Camila sepa que no hay que esconder su historia. Tiene dos papás que hicieron esto para que nazca y una mujer en Chicago, puso su cuerpo”.

Articulos relacionados