El Presidente llamó a Sergio Massa y se reunirá por separado con los referentes del Peronismo no KPolítica 

El Presidente llamó a Sergio Massa y se reunirá por separado con los referentes del Peronismo no K

Luego de los primeros rounds de chisporroteos entre la Casa Rosada y los presidenciables del peronismo no kirchnerista, el Gobierno empieza a dar pasos concretos hacia el acuerdo de diez o más puntos que logre estabilizar un escenario electoral caracterizado por la incertidumbre, primero económica y después política.

Si bien las reuniones preliminares con el PJ alternativo fueron protagonizadas por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ahora será el presidente Mauricio Macri quien se reunirá cara a cara con Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto, Roberto Lavagna y Sergio Massa, para intentar un compromiso con las espadas del espacio Alternativa Federal.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Macri se comunicó este sábado por la mañana con Massa y, de esa manera, selló el circuito de llamados a cada uno de los referentes del PJ no K. El viernes se había contactado con Urtubey, Pichetto y Lavagna. En la semana que comienza, el Presidente recibirá uno por uno a los cuatro dirigentes, en fecha y horario aún a convenir.

Desde la Casa Rosada describieron que las charlas del Jefe de Estado con Urtubey y Pichetto fueron “muy buenas”, en clara sintonía institucional. Pero con Lavagna hubo discrepancias porque el ex ministro desplegó ante Macri sus diferencias sobre el contenido del acuerdo, mientras que en el oficialismo hacen hincapié en el carácter político de la iniciativa.

“Ponernos a discutir sobre estos puntos es un principio. Pueden ser éstos puntos o pueden ser otros. No es un programa de gobierno, sino definir qué cosas no van a formar parte de la discusión política”, destacó a Clarín Frigerio. 

Mirá también

Fuentes oficiales indicaron que los tres dirigentes asistirían sin problemas a un encuentro con Macri. Por eso, en el Gobierno no descartan que la reunión sea con los cuatro juntos, aunque eso depende de lo que decidan hacer Urtubey, Pichetto, Lavagna y Massa. El jefe del Frente Renovador supeditó su presencia a algunas condiciones que en Balcarce 50 creen que estarán cumplidas cuando llegue el momento.

Una de ellas era que la convocatoria fuera a todos los referentes opositores, en una clara alusión a Cristina Kirchner. Tras dialogarlo el presidente con Frigerio y con el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, el Gobierno decidió activar la invitación a los K mediante la vía parlamentaria. Pondrán en esa tarea al titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó para que se contecté con Agustín Rossi, jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria. Paradojas de la política, Monzó fue uno de los primeros dirigentes de peso en el oficialismo que planteó la apertura de Cambiemos a sectores del peronismo, lo que le significó que lo marginen de la elaboración de estrategias políticas y electorales junto a otros dirigentes de su riñón como el jefe del bloque de diputados del PRO, Nicolás Massot.

También sería el ámbito parlamentario el lugar donde invitarían a los díscolos dirigentes de izquierda, que no suelen concurrir a este tipo de eventos o ponen condiciones incumplibles como para no asistir. Todavía el oficialismo no tiene definido qué hará con la centroizquierda, es decir, si llamarán a Margarita Stolbizer del GEN y a los socialistas.

Mauricio Macri, en la localidad de Añelo, Neuquén. Se puso al frente de la convocatoria a la oposición.

En materia de gobernadores de la oposición, la Casa Rosada intentó sumar su apoyo pero entendió sobre la marcha que la mayoría de ellos se encuentra en campaña y no quiere saber nada de una foto o acuerdo alguno con Macri. Sí pudieron dialogar con el santafesino Miguel Lifschitz, dado que no reelige, al igual que el rionegrino Alberto Weretilneck. También expusieron la idea del acuerdo al reelecto gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez -quien manifestó públicamente su apoyo- y al misionero Hugo Passalacqua. Creen que el cordobés Juan Schiaretti tendrá un rol central en el respaldo de los mandatarios provinciales opositores, pero deberán esperar hasta después del 12 de mayo, fecha de la elección en la provincia mediterránea.

El gobierno no ve un límite de fecha para alcanzar el acuerdo”, argumentaron fuentes gubernamentales. No creen que el kirchnerismo acepte siquiera dialogar. Sin embargo, algunos miembros del elenco ministerial se animan a asegurar que aunque el acuerdo termine fracasando, el Gobierno ya ganó, con la sola propuesta.

Articulos relacionados