Héctor Lozano: el hombre detrás del “fenómeno Merlí”Sociedad 

Héctor Lozano: el hombre detrás del “fenómeno Merlí”

“Hace seis años comencé a idear la serie. La escribí pensando en un canal de Cataluña y no sabía que existía una plataforma como Netflix, que el día de mañana la compraría”. El guionista Héctor Lozano todavía habla con cierta sorpresa del éxito de su creación “Merlí”. A partir de su lanzamiento en 2015, la historia del profesor de filosofía que enseña con métodos poco ortodoxos fue un furor en América Latina.

Después del final de la tercera temporada, se anunció la producción de un spin-off con el personaje de Pol Rubio como protagonista, que se estrenará el año próximo. En el marco de las actividades que organiza Barcelona (Ciudad Invitada de Honor), Lozano vino a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires para presentar “Cuando fuimos los peripatéticos. La novela de Merlí”, junto a Carlos Cuevas, el actor de la serie.

¿Cuál fue la idea inicial de una novela sobre Merlí? ¿Quisiste que sea un complemento de la serie?

Cuando me la propusieron pensé: “¿En serio quieren una novela de Merlí?” Me quedé en shock. En ese momento estaba acabando de escribir la serie. Fue una forma íntima de acercamiento al mundo de “Merlí”, a los alumnos, a las clases y a la filosofía. Quizá también una mirada nostálgica hacia ese pasado visto desde los ojos del personaje de Bruno. En el fondo me hubiese gustado hacer un episodio con algunos detalles de los personajes de la serie, que finalmente pude escribir en este libro. Creo que es un buen recuerdo de la serie para todos los espectadores que la disfrutaron. Y también una preparación para el spin-off, que saldrá el año próximo.

Tenés una formación en dramaturgia y escribiste libros sobre artes escénicas. ¿Pensaste la serie usando algunas herramientas teatrales? En definitiva, un profesor parado frente a sus alumnos tiene mucho de eso…

La huella teatral está y como tú dices estudié dramaturgia y dirección durante cinco años en Barcelona. De hecho, el personaje de la madre de “Merlí” es mi alter ego del teatro y “El misántropo” de Molière también fue un molde de personaje. Pero la influencia no sólo viene del teatro sino también del cine.

Los episodios hablan del aprendizaje, del amor por la docencia y de ciertos valores positivos. ¿Por qué pensás que no son temas tan habituales en las plataformas de series?

Quizá porque hay una tendencia a ser efectista o a abordar temas más explosivos. Algún día me gustaría escribir algo de zombies al estilo “The Walking Dead”, pero lo cierto es que mi estilo es más cercano y sencillo, lo que lo convierte en algo más complicado. En mis historias no hay narcotraficantes, asesinatos ni disparos de pistolas. Hablo de gente normal y de temas universales. Tal vez la gente quiere viajar a otros mundos, ver acción y que pasen muchas cosas. ¡Pero es que en el ser humano pasa tanto!

Argentina es uno de los países más psicoanalizados del mundo. ¿Hay alguna relación entre esa introspección y la pasión que despertó la serie en estas tierras?

Para empezar, hay una conexión fuerte entre España y Argentina. Son países hermanos. Hace seis años comencé a idear la serie. La escribí pensando en un canal de Cataluña y no sabía que existía una plataforma como Netflix, que el día de mañana la compraría. Sí creo que acá en Argentina se valora mucho el conocimiento, la introspección y el conocerse a uno mismo. Las humanidades están en el centro.

El año próximo sale el spin-off de “Merlí”. ¿Qué podés adelantarnos?

No sabemos mucho todavía. Es una serie nueva, con el personaje de Pol como protagonista. Él entra como alumno en la Facultad de Filosofía en la Universidad de Barcelona. Es una serie universitaria, que tendrá un toque más maduro y profundizaremos en los temas filosóficos.

El fin de semana fueron las elecciones en tu país. ¿Qué mirada tenés de este cambio de gobierno? ¿Cómo te gustaría que sea la situación de Cataluña respecto del resto de España?

Lo importante es que no haya ganado la derecha y que no sume los suficientes votos para gobernar. Me gusta y me interesa la figura del presidente Pedro Sánchez. De esa forma se pueden empezar a construir cosas.

Articulos relacionados