Quedó literalmente bañada en sangre tras recibir un codazo y el médico terminó la peleaDeportes 

Quedó literalmente bañada en sangre tras recibir un codazo y el médico terminó la pelea

La sangre es algo común en cada pelea de artes marciales mixtas (MMA). Es que al permitirse, por ejemplo, codos y rodillas para golpear, sumado a unos guantes de pocas onzas, las posibilidades de cortes son grandes. A los amantes del deporte no le sorprende, pero es cierto que hay sangrados más o menos impresionantes según el tipo y el lugar del corte. Y el último sábado en la velada de Bellator 220 hubo una pelea “exagerada” en este sentido.

En el choque por el cinturón entre la campeona mosca Ilima-Lei Macfarlane y Veta Arteaga, el médico debió parar terminar la pelea en el tercer round por el corte que recibió la retadora al cinturón.

Veta Arteaga terminó con un profundo corte y el médico paró la pelea por el título en Bellator. (Captura)

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Macfarlane, que hasta el momento no estaba ganando la pelea y era levemente superada, propinó un fuerte codazo en la frente que le provocó un enorme corte a su rival que hizo que una cantidad brutal de sangre obligase al árbitro a parar y llamar al médico.

​El resultado fue obvio: nocaut técnico por decisión del doctor. “Sonó como un rompimiento óseo“, dijo la ganadora sobre cómo sintió ese golpe en la frente de su rival. 

En la pelea estelar de la noche, Rory MacDonald y Jon Fitch empataron por decisión mayoritaria de los jueces y así el primero retuvo el cinturón de peso welter de la compañía y avanzó en el Grand Prix que se realiza en la categoría. En otro resultado en la cartelera principal, el veterano Benson Henderson derrotó a Adam Piccolotti por decisión dividida.

Articulos relacionados