A 30 años de la mayor tragedia de la historia del fútbol: qué pasó y quiénes fueron los culpablesDeportes 

A 30 años de la mayor tragedia de la historia del fútbol: qué pasó y quiénes fueron los culpables

El 15 de abril de 1989, estaba todo listo para una gran fiesta del fútbol inglés y terminó siendo la página más triste de la historia del fútbol. Se jugaba un partido importante: la semifinal de la FA Cup entre el Liverpool y el Notingham Forrest en el estadio de Hillsborough, en Sheffield. Una avalancha en la tribuna del Liverpool desembocó en la muerte de 95 hinchas del Liverpool. Siete años después murió el hincha 96: un hincha que había quedado en estado vegetativo tras el accidente. Además de los muertos hubo casi 800 heridos.

El partido duró exactamente seis minutos. Los hinchas murieron aplastados contra las vallas del estadio o contra las alambradas. Fue una tragedia, pero no un accidente. De inmediato, en medio del dolor surgieron las preguntas. ¿Qué pasó? ¿Quién tuvo la culpa? El primer informe oficial fue de la policía y fue una mentira: la culpa, decían, la tenían algunos hinchas borrachos, sin entradas o las dos cosas, que entraron tarde deliberadamente y en patota para poder colarse. Era ideal para tranquilizar a las buenas conciencias: la culpa la tenían los inadaptados de siempre, los violentos, etc. Era ideal pero no era cierto.

El juez Peter Taylor, en base a un informe de la universidad de Belfast, sostuvo que los hinchas del Liverpool no tenían ninguna culpa en lo ocurrido. La responsabilidad de los hechos no estaba ni en hinchas alcoholizados ni en intentos de colarse ni en entradas falsas ni  en nada que se le pareciera. Taylor estableció que el estadio del Sheffield no estaba habilitado para un encuentro de semejante importancia y que la policía había actuado de manera negligente. Taylor estableció que el policía David Duckenfield cometió un error gravísimo al abrir la puerta del acceso a una tribuna que ya estaba saturada de gente y hacer que entraran alrededor de 3000 hinchas donde cabían apenas 1600. Un error de cálculo, 96 muertos. Así de sencillo, así de estúpido.

Varias de las recomendaciones de Taylor fueron adoptadas desde entonces en el fútbol inglés e impulsadas por el propio gobierno. Todos los espectadores debieron estar sentados, se eliminaron las alambradas, se estableció un registro de hinchas. El fútbol se convirtió en un entretenimiento seguro, pero los precios aumentaron y los pobres se quedaron afuera, mientras aumentaban los ingresos por la televisión. 

Anfield remembers the 96. pic.twitter.com/gDTywk739w

— Liverpool FC (@LFC) 14 de abril de 2019

En el año 2017, 28 años después, seis personas -entre ellas el mencionado Duckenfield- fueron imputadas por el cargo de “homicidio involuntario”. Las imputaciones alcanzaban a otros dos policías y a los responsables de la seguridad del club Sheffield. Las víctimas todavía esperan justicia.

Anfield remembered the 96 on the eve of the 30th Hillsborough anniversary. pic.twitter.com/WyT3JLC0mJ

— Liverpool FC (@LFC) 14 de abril de 2019

Ayer , en el estadio de Anfield, donde Liverpool derrotó  al Chelsea por 2 a 0, el equipo local le realizó un gran homenaje a las víctimas. 

Articulos relacionados