¿Cuándo termina la recesión? Para algunos economistas ya tocó fondo; otros advierten por el dólarEconomía 

¿Cuándo termina la recesión? Para algunos economistas ya tocó fondo; otros advierten por el dólar

A seis meses de las elecciones, la directora del FMI, Christine Lagarde, le tiró un centro al Gobierno. “La economía argentina está en un punto en el que va a repuntar. Sería una tontería de parte de cualquiera de los candidatos darle la espalda al trabajo que se está haciendo”, dijo hace unos días desde Washington.

Tras dos años de recesión, los economistas tienen miradas dispares sobre la recuperación. Para algunos la caída ya tocó fondo, mientras que para otros hay riesgos claros de que los brotes verdes del veranito financiero se terminen marchitando con el rebrote de inflación y el dólar.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El año pasado terminó con una caída de 2,6% en el PBI y un arrastre negativo de 1,3% para este año. En lo que va de 2019, los principales indicadores que releva el INDEC siguen dando negativo en la comparación contra el año anterior, pero a la vez empiezan a mostrar crecimiento en la medición con respecto al mes previo.

Así, la construcción subió 4,4% en enero y 8,3% en febrero. Además, el índice Construya, que mide las ventas de insumos en el sector, aumentó 9,7% en marzo. Es el tercer mes consecutivo de expansión. Y la industria repuntó 2,4% en febrero y 4,8% en enero.

¿Esta vez es en serio o nos vamos a comer otra vez el amague? Las proyecciones optimistas están encabezadas por Econométrica y el EstudioFerreres, que anticipan un crecimiento interanual positivo del PBI para este segundo trimestre de 1,3% y 1,2%, respectivamente.

Mirá también

Ramiro Castiñeira, de Econométrica, dice que “la economía habría tocado piso a fines del año pasado e incluso mostró señales de recuperación en estos primeros meses de este año”. En diciembre, la actividad creció 1% mensual en la serie desestacionalizada y otro 0,6% en enero. El dato oficial de febrero estará recién el 30 de abril.

Para Castiñeira el fin del veranito financiero no cortó la recuperación de la economía. “Marzo estuvo afectado por un nuevo salto del tipo de cambio, la inflación y la abrupta suba de las tasas de interés. Aún así, estimamos que la economía creció cerca de 0,7% en los primeros tres meses el año”.

En este segundo trimestre todas las fichas están puestas en el campo. La proyección de Castiñeira es que la cosecha alcanzará los 142 millones de toneladas. “El segundo trimestre estará marcado por este récord y estimamos que esto marque un crecimiento del 1,3% interanual en ese período”.

Nicolás Alonzo, economista del EstudioFerreres, precisa que “los datos de estos meses son para tomar con cautela. Si bien en algunas industrias manufactureras hay datos anómalos por paradas de planta, se puede aventurar que se tocó piso en noviembre”. 

La consultora elabora mes a mes el Índice General de Actividad (IGA) que dio datos positivos en enero y febrero (0,2%) contra los meses previos.

Alonzo también menciona que “la volatilidad macro de marzo da para pensar que este proceso podría llegar a interrumpirse. Para tener más certeza habrá que esperar al dato de abril, que es cuando empieza a pesar la cosecha gruesa”.

Pese a la cautela, proyectan un segundo trimestre interanual positivo de 1,2% y en el tercero ya está en torno al 3%. A contramano de sus colegas, el EstudioFerreres pronostica que 2019 terminará en verde, con un crecimiento del 1%. Esta estimación contradice incluso las expectativas del FMI que, pese a su optimismo sobre la inminencia de la recuperación, prevé una caída de 1,2% para todo el año.

Mirá también

En esa misma línea, Eduardo Fracchia, de la Universidad Austral, indica que “la economía local seguirá la recuperación en una U muy suave. La proyección de recesión es de 2% para este año”.

La consultora LCG advierte que no hay que ilusionarse demasiado con los datos desestacionalizados. “Las variaciones intermensuales fuertemente positivas de la industria y la construcción generan expectativas positivas en la actividad general por la importante incidencia que tienen ambos sectores en el agregado y en el mercado de trabajo. Sin embargo, es importante destacar que las bases de comparación son muy bajas, por lo que estamos viendo apenas recuperación de ambos sectores”.

Pero admiten que en el caso de la construcción, “no se observaba una aceleración mensual de esta magnitud desde marzo 2017”, lo que permite “empezar a pensar en un rebote de la actividad.

De continuar estos niveles, “se podría esperar que traccione positivamente al mercado de trabajo dada la alta elasticidad actividad-empleo que posee el sector”. Sin embargo, indican que “a pesar de que ambas actividades empezaron a revertir la tendencia negativa, habrá que estar atentos al registro de marzo, cuando regresó la inestabilidad cambiaria y las tasas reales volvieron a subir fuertemente”.

En la industria, el panorama sigue siendo negativo para la mayoría de los rubros. Según LCG,“los sectores con las mayores caídas son Industrias metálicas básicas, Maquinaria y Equipo y Automotrices (todos ellos con caídas de dos dígitos). Alimentos y Bebidas comienza a mostrar algún rebote traccionado por la mejora del agro y se encuentra dentro de los subsectores con mejor desempeño, junto con Tabaco y Muebles y Colchones”.

Desde EcoGo, Marina Dal Poggetto apunta que “en el veranito comenzaron a aparecer algunos brotes verdes. Pero a partir de marzo empezó un cambio de escenario. Con la suba del dólar, del riesgo país y la tasa en 67%, si había algún intento de brote verde se debe estar marchitando. Me luce muy poco intuitivo que esto tenga una recuperación agresiva, más allá de algunos sectores como turismo, agro y exportaciones”.

Mirá también

Dal Poggetto marca que en los últimos años “hubo un cambio en el régimen inflacionario” que llevó los registros a la zona del 40% anual y complica las chances de crecimiento sostenido. “Hoy las empresas miran los costos, priorizan no descapitalizarse en un contexto de fuerte baja de ventas. Es difícil pensar en una recuperación; dependerá mucho de que el tipo de cambio se mantenga quieto, lo que no es simple con una zona de no intervención tan ancha”.

También del lado de los pesimistas, en la consultora ACM esperan que “ante la falta de liquidez, las elevadas tasas de interés y una menor demanda, la contracción siga tanto en industria como en construcción durante el primer semestre”.

Ecolatina señala que para 2019 “las perspectivas no son favorables. En la primera mitad del año, el aumento de tarifas y el fuerte componente inercial de la inflación no permitirá una recuperación significativa del poder adquisitivo”. Sin embargo, “una buena cosecha y el dinamismo de las exportaciones permitirán una reactivación, en términos desestacionalizados, significativa en el segundo trimestre. Lo que suceda en materia cambiaria definirá el escenario macroeconómico del segundo semestre. Pero pese a una gradual mejoría, el PBI caería en promedio 1% este año”.

Articulos relacionados