Yo no me llamo Rubén Blades: retrato íntimo y confesionalEspectáculos 

Yo no me llamo Rubén Blades: retrato íntimo y confesional

Trailer de Yo no me llamo Rubén Blades

02:11

Video

Yo no me llamo Rubén Blades (Panamá-Argentina-Colombia/2018)
/ Guion y dirección: Abner Benaim
/ Fotografía: Gastón Girod y Mauro Colombo
/ Música: Rubén Blades
/ Edición: Felipe Guerrero
/ Sonido: Lena Esquenazi
/ Distribuidora: Compañía de Cine
/ Duración: 85 minutos
/ Calificación: Apta para todo público / Nuestra opinión: Buena

Cantante y compositor con un lugar destacado en la historia grande de la salsa, abogado doctorado en Harvard, actor en producciones de Hollywood y del cine independiente norteamericano, exfuncionario (fue ministro de Turismo entre 2004 y 2009) y candidato presidencial (quedó tercero, con el 20 por ciento de los votos), activista e intelectual radicado en Nueva York, pero en permanente contacto con su Panamá natal.


Todo eso (y mucho más) ha sido y es Rubén Blades, quien con 70 años y cinco décadas de carrera musical surge como uno de los artistas más fascinantes y multifacéticos de América Latina. El guionista y director panameño Abner Benaim (
Empleadas y patrones, Invasión) siguió durante tres años a Blades para concebir un retrato íntimo y confesional, sin alardes narrativos, pero sincero incluso en aspectos incómodos como su paternidad tardía (terminó reconociendo a un hijo nacido muchos años antes).

El documental muestra la trastienda de una gira con shows masivos, su compromiso social, reconstruye su batalla desigual contra los abusos de la industria discográfica (ya es legendaria su disputa con Fania Records), su paso bastante fallido por la política y su pensamiento sobre los más variados temas. En cambio, no aportan demasiado los testimonios de Sting, Paul Simon y otras figuras que reverencian al creador de populares temas como “Pedro Navaja” o “Tiburón”. La brillante trayectoria de Blades no necesita de este tipo de palmadas en la espalda.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados