Mauricio Macri y María Eugenia Vidal ratificaron el rumbo y motivaron a los intendentes de Cambiemos de la ProvinciaPolítica 

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal ratificaron el rumbo y motivaron a los intendentes de Cambiemos de la Provincia

Mauricio Macri continúa con su agenda de reuniones a puertas cerradas con dirigentes de Cambiemos. Este viernes recibió en Olivos a María Eugenia Vidal y a los intendentes oficialistas de la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más grande del país y el principal sostén de las ilusiones de Cristina Kirchner.

Es el segundo gesto en una semana en esa dirección y la tercera vez que se mostró con Vidal en 5 días, en medio de los rumores que hablan de la gobernadora como un plan B para las presidenciales o como una eventual candidata a vice. Finalmente se descartó una cuarta oportunidad, este sábado, en San Miguel del Monte donde la gobernadora se mostrará con “los sin tierra”, los candidatos del oficialismo que buscarán conquistar nuevos municipios. 

El lunes, Macri había visitado a la mandataria bonaerense y a los legisladores de la Provincia en La Plata y replicó la misma dinámica que que inauguró en la Ciudad hace 9 días, cuando visitó a Horacio Rodríguez Larreta, y siguió en Jujuy esta semana, con diputados locales. Su mensaje también está pensando para que sea escuchado puertas adentro y afuera de esa intimidad.

Vidal fue la primera en romper el hielo. Luego, hablaron algunos intendentes y, por último, el Presidente. No hubo demasiadas sorpresas. Ningún actor de la política argentina es tan metódico y disciplinado como el PRO en tiempos de campaña. El ministro del Interior Rogelio Frigerio también estuvo presente. 

Mientras que la gobernadora insistió en la importancia de trabajar en equipo, el Jefe de Estado volvió a reclamar a los intendentes cercanía con sus vecinos en un momento difícil y ratificó el rumbo de su política económica. “Ustedes son la primera ventana a la que la gente se acerca. No cambié, soy el mismo, sé perfectamente lo que les pasa a los argentinos, sé lo que es haber perdido el crédito con los mercados. Se va comprendiendo la magnitud del cambio que hemos emprendido”, sostuvo el Presidente.

Mirá también

Macri defendió la dirección del Ejecutivo y quiso tranquilizar a los alcaldes. “El equilibrio macroeconómico también depende de las gestiones de ustedes”, dijo antes de referirse a la “euforia” que vio entre los productores rurales en Expoagro”. “El camino comenzó y necesitamos reafirmarlo como comunidad. El mundo nos apoya para que los argentinos demostremos que dejamos el populismo atrás y que ya no creemos en soluciones mágicas”, sentenció. 

Ante la consulta de un intendente por la inflación, Macri reconoció que existe un problema, pero insistió en que el Gobierno está avanzando en la dirección correcta y con cambios estructurales para no terminar como Venezuela, la comparación preferida del oficialismo para asociar al kirchnerismo con el régimen de Nicolás Maduro. “Si llegamos a volver a atrás son 20 años que vamos a perder, Venezuela es el mejor ejemplo”, reflexionó Macri.

En el Ejecutivo creen que -con la normalización del INDEC- los números oficiales confiables le permiten a Macri argumentar que el país está en una mejor posición que en 2015 para derrotar la inflación. “Si nosotros persistimos en este camino en 10 años vamos a tener un país con una pobreza e inflación de un dígito y con un sistema financiero que le permitirá crecer y desarrollarse a las pymes”, se entusiasmó Macri.

Vidal, en tanto, replicó parte de su discurso del 1 de marzo ante la Legislatura. “Estamos convencidos de que éste es el camino. No sintamos ni temor ni vergüenza, miremos todo lo que hicimos que es mucho, no solo en términos de obras sino institucionales. Cada uno tiene algo de hacer, en vez de llorar por los rincones”, dijo la gobernadora, según el testimonio de uno de los alcaldes preferidos del macrismo.

Mirá también

Hubo presencia masiva entre los los 69 jefes comunales del oficialismo; aunque también hubo ausencias. Nadie esperaba, por ejemplo, al marplatense Carlos Arroyo, cada vez más lejos. “No se habló de eso, cada uno expresó su realidad en su distrito y la convicción de que es un proyecto común, que tiramos para el mismo lado”, sostuvo el vicegobernador Daniel Salvador. Macri sí recordó que el gasoducto de Mar del Plata ya está casi listo. Tampoco fue de la partida el intendente de Pinamar Martín Yeza, de luna de miel.

Macri con Vidal y los intendentes, en Olivos.

“Hay muchos lugares concretos que podemos mostrar y eso no es verso y no es cadena nacional. Nosotros no somos espectadores, nosotros gobernamos y tomamos decisiones todos los días. Nos tenemos que anclar en lo concreto, en lo que hicimos y sabiendo que el Presidente y su equipo hace lo mejor para que el país deje el camino de los últimos setenta años“, sentenció Vidal en tono de campaña. La gobernadora estuvo acompañada por el ministro de Gobierno Joaquín de la Torre y por el subsecretario de Asuntos Municipales Alex Campbell. 

Jorge Macri, de Vicente López, le bajó el precio a los cortocircuitos con los socios. “Cada uno expresó su realidad en su distrito y la convicción de que es un proyecto común, que tiramos para el mismo lado. Creo que venimos ganando una batalla cultural”.”, esgrimió el primo del Jefe de Estado, flamante titular del PRO bonaerense en reemplazo de Vidal.

Durante el encuentro también hablaron los intendentes Martiniano Molina (Quilmes), Pablo Petracca (Quilmes) y Sergio Bordoni (Tornquist) plantearon el impacto de las obras de la Provincia y de la Nación en sus distritos. 

Mirá también

Mirá también

La estrategia de reuniones con dirigentes oficialistas había sido adelantada semanas atrás por el jefe de Gabinete Marcos Peña, durante una reunión de ministros. El objetivo es alinear, motivar a la tropa y unificar el discurso. El martes en la reunión del Consejo bonaerense del PRO, Federico Salvai -mano derecha de la gobernadora- enfatizó la necesidad de adelantar el ritmo de la campaña. El Presidente, también.

Articulos relacionados