Postales inéditas de un Monumental que por primera vez en la historia luce las tribunas vacíasDeportes 

Postales inéditas de un Monumental que por primera vez en la historia luce las tribunas vacías

El puente Labruna está abierto. En la Avenida Udaondo no hay cortes. Tampoco hay tráfico en la autopista ni en las avenidas y calles lindantes. Se llega rápido al estadio Monumental. Como si fuera una noche tranquila y no hubiera partido. Pero las luces del estadio están encendidas. Es que River recibe a Palestino de Chile por la segunda jornada del Grupo A de la Copa Libertadores. Y la situación es inédita: sancionado por la Conmebol por los incidentes antes de la frustrada final con Boca, por primera vez en la historia se juega sin público en las tribunas en este estadio.

Al ingreso se registran las credenciales y los nombres con tranquilidad. “Hoy sale todo rápido”, dice Alejandro, quien siempre está tomando nota de las acreditaciones.

Matías Biscay, el DT de River que ocupa el lugar del suspendido Marcelo Gallardo. Foto: Juano Tesone.

Mirá también

Por el anillo interno del Monumental se escuchan los pasos de las pocas personas que caminan. Apenas 70 de cada delegación (ente cuerpo técnico, médicos, oficiales y dirigentes), más las 150 de seguridad y los periodistas acreditados. Resulta extraño ver cerrada, a media luz la confitería del club, siempre llena. Los puestos de comida, ahora, vacíos. También por ahí andan los chicos que ganaron el concurso del Banco Santander, patrocinante de la Conmebol, para entrar con los jugadores. Pero después de esa caminata triunfal, tienen que salir del estadio ya que no están autorizados para quedarse. Por allí pasaban los alcanzapelotas. Ellos si pueden hacer su trabajo como siempre.

Tribunas vacías en Núñez. Foto: Juano Tesone

Hay solo tres sectores que están ocupados en la inmensidad del colosal estadio de Núñez. Uno de ellos, el palco de honor, en el medio de la platea San Martín, donde se ubicaron los dirigentes de River y los de Palestino. En otro palco de la San Martín estuvo Marcelo Gallardo con algunos de sus colaboradores. Y el restante es el sector de prensa en la platea Belgrano. Los pupitres más las cabinas. Ni siquiera pusieron en funcionamiento el tablero electrónico. La visión del partido viene acompañada del relato de los relatores ubicados en los pupitres. Y esas voces se entrecruzaban.

Sólo en la cancha. Un policía sobre la pista de atletismo. (Foto: Juano Tesone)

Mirá también

La voz del estadio se escucha clara. Ni hizo falta que el locutor eleve el volumen. También la música de la Conmebol cuando los equipos salieron al campo de juego. Y los gritos de los jugadores, para pedir la pelota, protestar algún fallo o pedir una amarilla. Y aunque están en frente, a varios metros de distancia, se pudieron oír los aplausos de los dirigentes de River ante una buena intervención de Franco Armani.

Son los ruidos habituales del fútbol. Esos que no siempre pueden escucharse cuando las tribunas están llenas de gente como es habitual en un Monumental sin restricciones. 

Articulos relacionados