Antes de la presidencial, habrá 25 elecciones entre generales, internas y PASOPolítica 

Antes de la presidencial, habrá 25 elecciones entre generales, internas y PASO

La línea del tiempo electoral arrancó y a Mauricio Macri lo acecha, como en la economía, un semestre escarpado. Rio Negro, Córdoba y San Juan, las tres escalas post Neuquén, no ofrecen bondades para Cambiemos.

En el póker de las urnas, la Casa Rosada puede celebrar el fracaso ajeno: no mucho más. Que el peronista Martín Soria no gane Rio Negro; que la franquicia cordobesa de Cambiemos no implosione o que lo de Sergio Uñac, en San Juan, no sea una paliza.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El caso rionegrino llegó el viernes a la Corte y el resultado electoral está, de manera indirecta, en manos de la Corte: si Alberto Weretilneck no logra el OK para ser candidato, lo del peronismo se proyecta como un paseo.

El segundo pelotón, las primarias en Chubut, Entre Ríos, San Luis y Santa Fe, dejan resquicios. Son primarias y el panperonismo chubutense y la hermandad puntana compiten divididos lo que puede permite fantasear a los cambiemistas Gustavo Menna y Claudio Poggi.

Mirá también

En Entre Ríos, Gustavo Bordet ató todos los retazos del peronismo y dice que con esa costura se garantiza la reelección En Santa Fe, en el duelo de tres entre Omar Perotti, Antonio Bonfatti y José Corral, el radical aparece a la retaguardia.

Puede, claro, haber sorpresas. Cualquier victoria sería, para Macri, agua fresca en medio de un desierto de malas noticias. Los festejos, si se quiere previsibles, los prometen Gerardo Morales en Jujuy y Alfredo Cornejo, jefe de la UCR; en Mendoza. Pero allá por junio.

Hipotéticos derrapes en esas campiñas, mojones emblema del 2015, pueden ser simbólicamente fatales. En crudo, las elecciones provinciales son anímicas: ¿cuánto afecta la conducta electoral de 400 mil neuquinos, que expresan el 1,5% del padrón nacional?

Matemáticamente poco y nada pero una cadena de victorias o derrotas marcan tendencia, inducen. Lo sabe Cristina Kirchner que se subió en la campaña neuquina y empujó, incluso en desmedro de sus tropas locales, pactos con gobernadores del PJ.

Mirá también

Lo saben en Casa Rosada que operó para fortalecer a las ofertas provinciales en Neuquén y Rio Negro. Lo visibilizó el diputado macrista Leandro López que incitó, el jueves vía Twitter, a votar el MPN para “impedir que ganen los K”.

Hay derrotas y derrotas. No parece posible que Cambiemos derrote a Juan Schiaretti en Córdoba pero tampoco lo hizo en julio de 2015 cuando Oscar Aguad quedó 6 puntos abajo del actual gobernador pero en octubre siguiente, Macri juntó 53 puntos. Y en el balotaje de noviembre más de 70.

Mirá también

Los radicales Morales y Cornejo, con más fortuna que María Eugenia Vidal, despegaron las votaciones domésticas de la presidencial con el argumento, parcial, de intercalar algún triunfo ante una potencial secuencia de derrotas.

Las treinta elecciones de 2019, tsunami de desdoblamientos provinciales, es una remake magnificada de la presidencial de 1999 cuando Carlos Corach firmó un decreto para que, de manera inédita, se desdoble no solo la elección de gobernador sino, además, la de diputados nacionales. Lo contó Carlos Galván en Clarín.

Aquello fue diferente. Carlos Menem permitió desacoplar votación de diputados, permitió el sálvese quien puede que pedían los gobernadores del PJ que temían que la ola aliancista los pase por arriba. Jugó, obvio, la furia del riojano con Eduardo Duhalde.

Ahora Macri ató lo que pudo al calendario nacional. En peso relativo, el Presidente anudó a su suerte electoral -y viceversa- dos distritos que juntos contienen casi el 45% del padrón nacional: 37,1% la provincia de Buenos Aires y 7,95% CABA.

Mirá también

​A fines de 2018, Rogelio Frigerio palpó irreversible el desmadre electoral: los jefes peronistas se preparaban para votar antes para desvincularse de una presidencial polarizada y brutal.

Unos pocos meses, el ministro del Interior teorizaba con duplicar la cantidad de provincias amarillas. Antes del round neuquino, el pronóstico es muy distinto: retener lo que se tiene.

Una por una, las fechas de cada uno de los 25 comicios

17/3 Córdoba (interna de Cambiemos).

31/3: San Juan (PASO).

7/4 Río Negro (General), Chubut (PASO).

14/4 Entre Ríos (PASO).

21/4 San Luis (PASO).

28/4 Santa Fe (PASO).

12/5 Córdoba y La Rioja (General).

19/5 La Pampa (General).

2/6 San Juan y Misiones (General).

9/6 Chubut, Entre Ríos, Jujuy y Tucumán (General). Mendoza (PASO).

16/6 San Luis y Santa Fe (General).

11/8 PASO nacionales y en CABA, Buenos Aires,Catamarca y Salta.

29/9 Mendoza (General) 27/10 Elecciones presidencial. CABA, Buenos Aires, Catamarca, Formosa, Salta y Santa Cruz (General).

Articulos relacionados