Jorge Sobisch no se baja y complica al MPN en su pelea con los K por la gobernaciónPolítica 

Jorge Sobisch no se baja y complica al MPN en su pelea con los K por la gobernación

La última oportunidad en que se presentó Jorge Sobisch para las elecciones a gobernador en Neuquén fue en 2003 y ganó con un 56,07% de los votos. Fue su tercera administración, las anteriores habían sido en 1991 y 1999.

Aunque hoy se mantiene lejos de la cúpula del Movimiento Popular Neuquino, su figura sigue estando asociada al partido que viene dominando las escena política local durante 60 años.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Sobisch llega a las elecciones, que serán el próximo domingo 9 de marzo, por fuera del MPN y a la cabeza de la Democracia Cristiana una situación que él define como “una herramienta” para alcanzar el poder y “devolverle al MPN su identidad”, le explica a Clarín.

“Si gano yo yo, gana el MPN, y la gente del MPN, que no pertenece al círculo rojo de (el ex gobernador Jorge) Sapag y del gobernador Omar Gutiérrez, no tengas dudas de que quieren que gane yo porque represento los valores del partido”, sentencia.

Según las encuestas que maneja el ex gobernador, la intención de voto hacia su candidatura ronda entre el 15 y el 17%. Las encuestas que manejan el FpV y Cambiemos, indican que el gobernador Gutiérrez mantiene un 26% en la intención de votos, seguido por el kirchnerista Ramón Ríoseco con un 24% y algo más abajo pero pegado el radical del Pro, Horacio “Pechi” Quiroga.

Su candidatura debilita los planes del MPN de lograr la reelección de Gutierrez, una situación que incluso preocupa al Gobierno nacional a tal punto que lo habrían tentado desde la Casa Rosada a bajarse a cambio de una embajada, según deslizó Sobisch a la prensa regional en varias oportunidades en estos días. “Me quedo con sus votos porque son naturalmente míos, de alguien que tiene un larga historia en el partido y que piensa como un verdadero gobernador del MPN”, subraya.

“A los que conducen el MPN les patee el hormiguero, ya no saben qué hacer conmigo”, se entusiasma Sobisch. “Cuando anuncié que iba por afuera del MPN me dijeron: bueno, pero te vamos a llevar al Tribunal de Ética del partido. Yo lo viví como una ventaja, les dije: por fin voy a poder denunciar en algún lado la mafia que maneja el partido. Y no me llamaron, recularon en chancletas”, acusa.

Mirá también

Sobisch apunta a que Neuquén no ha sido beneficiada por las inversiones en Vaca Muerta porque el gobierno de Sapag y Gutiérrez no tuvieron una “política” de Estado para generar proyectos. Y hace números.

“En 12 años de mi gobierno se construyeron 56 escuelas, ellos 11 (y les estoy regalando dos, casi seguro), levantamos 9 hospitales, ellos 1, hicimos 3 puentes, 2 vías de la multitrocha, la Autopista Norte, ¿sigo?”, arremete.

El ex mandatario subraya que su persona es la única que se mantiene independiente de los poderes nacionales. “Sapag siguió al kirchnerismo, Gutiérrez está pegado a las políticas de Cambiemos, lo mismo que Quiroga”, expresa.

“Neuquén debería ser una provincia rica, tiene el presupuesto más alto del país en relación al número de habitantes, pero no se nota y es porque Gutiérrez sigue al gobierno de Macri que si algo ha demostrado es una total falta de ideas de cómo implementar políticas de desarrollo. Fíjese lo que pasa en Neuquén y en Río Negro, dos economías regionales destruidas”, sentencia.

Mirá también

Desde que Sobisch finalizó su tercer gobierno pasaron 12 años y no pocas cosas han modificado el territorio de Neuquén. Una de ellas es el boom de Vaca Muerta y la promesa de una inversión global a lo largo de una década de más de USD 100.000 millones. La otra es la avalancha de inmigrantes desde el 2015 en adelante. Cuando Sobisch triunfó en 2003, el patrón electoral estaba compuesto por 251 mil personas, mientras que hoy supera toca los 500 mil.

“Las inversiones no siempre significan derrame y más cuando no hay un proyecto provincial. La de Neuquén hoy es una caja boba, la maneja una empresa que se llama MPN S.A. que no es el MPN”, concluye el hombre que hoy complica al Gobierno nacional y hace un juego funcional al candidato del kirchnerismo Rioseco, hoy parejo en las encuestas con el actual gobernador Gutiérrez.

PDL

Articulos relacionados