Grabois, furioso por la represión a obreros en Quilmes: “Nunca esperé ver algo semejante”Política 

Grabois, furioso por la represión a obreros en Quilmes: “Nunca esperé ver algo semejante”

El conflicto en el Frigorífico Penta, en Quilmes, aportó este jueves 9 de abril una dramática postal con centenares de despidos en medio de la pandemia y una durísima represión policial a los trabajadores en lucha, con varios heridos, algunos de ellos con serio cuadro.

Las acusaciones de los obreros cesanteados apuntan al empresario Ricardo Bruzzese, cercano al kirchnerismo en su momento al lanzar el plan de “Carne para todos”, y este jueves el que se sumó a los dardos contra el dueño de Penta fue nada menos que otro referente del kirchnerismo como Juan Grabois, que tuiteó “brutal represión en Quilmes, nunca esperé ver algo semejante”.  Y no terminaron ahí las críticas de Grabois al seno interno del gobierno provincial, ya que agregó “espero que @Kicillofok pare esta bestialidad”.

Brutal represión en Quilmes a los obreros del Frigorífico Penta que reclamaban su salario. Nunca esperé ver algo semejante. Espero que @Kicillofok pare esta bestialidad. pic.twitter.com/gZValX6rVd

— Juan Grabois (@JuanGrabois) April 9, 2020

Un rato más tarde, el hombre de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) volvió pegar desde las redes, esta vez apuntando en forma específica a Bruzzese, acusándolo sin medias tintas de “mafioso”.

“Hay un mafioso llamado Bruzzese que gerencia frigoríficos. Le gusta patotear laburantes desde hace tiempo y amenazar a los que le enfrentan. Maneja el mercado. Le paga a la policía para pegar. Tiene demasiados amigotes en la política”, disparó Grabois en Twitter, posteo que generó numerosas respuestas, como siempre enmarcadas en la grieta política, entre quienes desde la vereda kirchnerista le pedían que “no le haga el juego a los trolls macristas”, y quienes en la oposición le reprochaban que “desde hace años apoye a la mafia K”.

Hay un mafioso llamado Bruzzese que gerencia frigoríficos. Le gusta patotear laburantes desde hace tiempo y amenazar a los que le enfrentan. Maneja el mercado. Le paga a la policía para pegar. Tiene demasiados amigotes en la política.

— Juan Grabois (@JuanGrabois) April 9, 2020

Otra voz importante del kirchnerismo que salió a hacer declaraciones luego de la represión en Quilmes fue el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, quien llegó a la planta ubicada en Camino General Belgrano al 11500 cerca de las 18,30, y acusó de manera implícita a los policías actuantes por lo ocurrido, afirmando que “no había ninguna orden de reprimir”.

“Acá no hubo ninguna orden de reprimir, vamos a averiguar que fue lo que pasó”, dijo Berni, enfatizando que “ahora estoy yendo a ver cómo están los trabajadores que resultaron heridos”. Visiblemente molesto con la responsabilidad que en redes muchos adjudicaban al gobernador Kicillof y la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, Berni repitió que ninguno de ellos había tenido que ver con las duras imágenes que se registraron de la represión a trabajadores, repitiendo antes de retirarse que los centenares de policías intervinientes “no tenían ordenes de reprimir”.

La situación de esos centenares de despidos se da en medio de la cuarentena, cuando las cesantías han sido específicamente prohibidas por el Gobierno a través de uno de los primeros decretos que dispuso el presidente Alberto Fernández, en procura de atenuar los impactos del parate laboral,

HB

Articulos relacionados

Leave a Comment