Luis Acuña, el argentino que tiene que seguir jugando pese a la pandemia: “Si por mí fuera, pararía”Deportes 

Luis Acuña, el argentino que tiene que seguir jugando pese a la pandemia: “Si por mí fuera, pararía”

Los efectos de la pandemia son letales para la salud; también, para el mercado. Y el fútbol, como toda industria, está sufriendo las consecuencias de un parate demasiado largo. La excepción es Nicaragua, donde este miércoles comenzará la undécima fecha del torneo Clausura. En Nueva Segovia jugarán Deportivo Ocotal y Real Estelí. Y entre los 22 jugadores habrá un argentino en el equipo visitante. Se trata de Luis Acuña, enganche del Tren del Norte.

A los 31 años, este bonaerense nacido en Merlo es protagonista de una carrera de trotamundos. Hizo las inferiores de Vélez, donde compartió su categoría con el Churry Cristaldo, el Bebu Velázquez, Tito Canteros, Fernando Tobio e Iván Bella. Debutó con la “V” azulada sobre el pecho ante Rosario Central de la mano de Ricardo Gareca. Formó parte del inolvidable campeón que ganó el título en aquel campeonato que peleó hasta el final con Huracán. Y de Liniers saltó al mundo. Jugó cuatro años en Puerto Montt, donde conoció a Carolina, y tuvo dos hijos: Agustín, chileno como su mamá, y Luciana, que nació en México, donde Acuña vistió la camiseta de los Venados de Mérida.

En familia. Acuña y su hijo Agustín, que nació en Chile, donde jugó para Puerto Montt. (Foto: Prensa Real Estelí)

Volvió a la Argentina y se alistó en el Crucero del Norte que disputó el Federal A; regresó a Centroamérica para militar en el Deportivo Carchá de Guatemala; pegó la vuelta al país para jugar en Deportivo Merlo y no dudó cuando lo convocaron del Real. Y hacia Estelí, una ciudad de 130 mil habitantes ubicada a 3 horas de Managua, viajó con su familia. A un país donde se sigue jugando al fútbol, a contramano de lo que sucede en el resto del planeta. Autor del único gol argentino de este fin de semana (triunfo 4 a 0 ante Real Madriz), charla con Clarín desde Nicaragua. Y asegura que está haciendo su propia cuarentena.

-¿Cómo estás viviendo este momento?

– Obviamente, nosotros estamos enterados de lo que está pasando en el mundo, pero las autoridades nos dicen que juguemos sin pánico. Como equipo y como personas, porque también tenemos familias, tomamos las precauciones debidas. Nos cuidamos mucho, tratamos de ser limpios en el vestuario. Uno se baña y puede andar el virus por ahí. Entonces, tenemos que lavar todos los días las toallas. Cada uno tiene que ser muy higiénico. Por ejemplo, a nosotros nos dan unas bolsitas para tomar agua. No las compartimos y tratamos de no apoyar la boca sobre el plástico.

-Decís que las autoridades les piden que no tengan pánico. ¿Tampoco miedo?

-Como compañeros lo hablamos. Pero mientras que no llegue la orden de la Federación y la Presidencia de la Nación, nosotros no podemos hacer nada. Yo soy un trabajador más.

Mirá también

-Acá, en Argentina, los jugadores se plantaron y el Gobierno tuvo que dar marcha atrás con su decisión de jugar a puertas cerradas. ¿Ustedes no tienen esa posibilidad?

-Me enteré de lo que hizo River. Está en todo su derecho. Son personas. Pero aquí, en Nicaragua, el virus no llegó tan fuerte. Hay sólo dos casos, nada más. Creo que por eso la gente no toma conciencia de lo que está pasando. Yo, por ser argentino, estoy en cuarentena con mi familia. Quiero cuidar a mi mujer y a mis hijos. Ni bien llego del entrenamiento, me lavo las manos, estoy 30 segundos debajo de la canilla para sacarme toda la contaminación. Voy de mi casa a los entrenamientos y de vuelta a casa. Desde que en Argentina dijeron que empezaba el aislamiento preventivo obligatorio, con mi familia nos encerramos. Acá la gente va a la plaza, hay negocios y almacenes abiertos, sigue su vida normalmente.

-¿Y a los chicos los mandás al colegio?

-De la escuela mandaron una notificación y nos dijeron que no es obligatorio llevarlos. Entonces, fuimos a buscar las carpetas de los chicos, nos mandan la tarea por WhatsApp y nosotros la hacemos con ellos. El colegio está abierto, el que quiera mandarlos a estudiar, lo puede hacer. Yo prefiero que se queden en casa.

Con la V azulada. Acuña debutó en la Primera de Vélez y fue campeón de la mano de Ricardo Gareca. (Foto AVIOS SOCCER)

-El fútbol es un deporte de contacto. Cuando entrás a la cancha, ¿te preocupa enfermarte?

-Uno lo piensa de antemano. Pero a la hora de estar ahí adentro, cuando tenés que hacer los ejercicios o ir con todo a una pelota, te olvidás. Tenemos que seguir jugando y así va a ser hasta que digan lo contrario.

-¿Y a vos te gustaría que ya tomaran la decisión de parar la pelota?

-La verdad, no sé qué decirte. Si fuera por mí, pararía. Pero acá el fútbol continúa y tengo que acatar las órdenes y seguir para adelante. Estamos peleando el campeonato, con un ojo puesto en lo que pasa afuera de la cancha. No es una situación fácil.

Acuña cuenta que Real Estelí va tercero y ya se clasificó a la Concachampions. Que la Liga de Nicaragua está creciendo. “Hay muy buenos jugadores, muchos sudamericanos y mexicanos. No me arrepiento de haber venido acá y me gustaría jugar muchos años en este campeonato. La parte económica es muy buena”, dice el volante creativo.

-Cuando hablás con tus familiares que están en la Argentina atravesando la cuarentena, ¿qué te dicen?

-Yo quiero transmitirles tranquilidad. Acá no está expandido el virus. Me preocupa más cómo están ellos. Yo me entero de todo lo que pasa allá. Veo las redes sociales y no lo puedo creer. Sobre todo, que la gente se vaya de vacaciones y no cumpla con la cuarentena. El Presidente habla y no se quedan. Me gustó que se ponga duro. Como argentino no me hace bien que acá la gente me diga: “Mirá lo que son tus paisanos, no hacen caso”. O me pregunten: “¿Por qué no se cuidan?”. A uno lo molesta mucho. Yo quiero que hablen bien de mi país. Ojalá que esto pronto se acabe. No es chiste, es algo serio. Si en los países más desarrollados está pasando algo tan complicado, en el nuestro hay que tomar mucha más conciencia.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment