Coronavirus en Uruguay: uno de los templos del fútbol mundial se convierte en albergueDeportes 

Coronavirus en Uruguay: uno de los templos del fútbol mundial se convierte en albergue

Desde que fue inaugurado, el 18 de julio de 1930, el Estadio Centenario de Montevideo fue testigo del título mundial que el seleccionado uruguayo obtuvo apenas 12 días más tarde, de cuatro de las 15 consagraciones de la Celeste en campeonatos sudamericanos (1942, 1956, 1967 y 1995), de decenas de clásicos entre Peñarol y Nacional. Despojado de la pelota y aggiornado a los tiempos que corren y a las necesidades que genera la pandemia de coronavirus​, el coliseo montevideano se transformó transitoriamente en un albergue.

Todo está listo para que la concentración que se encuentra debajo de la tribuna Amsterdam reciba a un grupo de personas en situación de calle que padecen inmunodeficiencia producto de enfermedades crónicas como la diabetes, el VIH y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y que los exponen especialmente a la posibilidad de contraer el COVID-19.

Los nuevos huéspedes acomodan sus pertenencias en una de las habitaciones de la concentración del Estadio Centenario. (Foto: Federico Anfitti / EFE)

La iniciativa surgió de la Comisión Administradora del Field Oficial (CAFO), el ente que gestiona el estadio, y de la Secretaría Nacional de Deporte. “El espacio ya estaba preparado porque es una concentración. Los dormitorios estaban listos. Simplemente la Secretaría, a través del Ministerio de Desarrollo Social, las está acondicionando en virtud del uso que se les va a dar”, le cuenta a Clarín Mario Romano, director general de la CAFO.

La concentración, que fue utilizada por el seleccionado uruguayo antes de la inauguración del Complejo Celeste en 2002, es un espacio de dos plantas. En la inferior, hay una cocina, un comedor y un salón. En la superior, baños y habitaciones con camas individuales. “En principio, tiene capacidad para alojar a 27 personas, pero quizás se pueda adaptar a más”, explica Romano, quien además es autor, junto a Alberto Magnone, del libro “El Estadio Centenario. Templo del fútbol”. La idea es que los hombres que allí se alojen permanezcan mientras dure la emergencia sanitaria y reciban las cuatro comidas diarias.

Cuatro hombres juegan al metegol en la concentración del Centenario. (Foto: Javier Calvelo / Adhoc / AFP)

El Centenario, declarado Monumento Histórico del Fútbol Mundial por la FIFA en 1983, no será el único recinto deportivo que recibirá a hombres y mujeres en situación de calle. El Palacio Peñarol, el estadio de básquet de uno de los dos gigantes de Uruguay, está siendo acondicionado para albergar a 50 personas mayores de 65 años, otro de los grupos de riesgo frente a la pandemia.

El fútbol, el básquet y el resto de los deportes, al igual que todos los espectáculos públicos, están suspendidos por disposición del Gobierno uruguayo desde el 13 de marzo. El Ejecutivo encabezado por Luis Lacalle Pou instó a la población a restringir las actividades sociales y evitar las aglomeraciones, y pidió a las empresas que fomenten el teletrabajo, entre otras medidas, pero por ahora desestimó decretar una cuarentena general obligatoria. Hasta este miércoles, llegaban a 189 los casos confirmados en el país de COVID-19.

Dos hombres ingresan alimentos a la concentración del Centenario. (Foto: Federico Anfitti / EFE)

“Al igual que en Argentina, acá se tomaron decisiones muy rápido, lo cual ha sido muy bueno, y el acatamiento de la gente es muy alto, se están cumpliendo las medidas de gran forma”, resalta Romano, quien, por ahora, deberá esperar para ver rodar nuevamente la pelota por el césped del Centenario. El último partido que se disputó allí fue el 22 de febrero, cuando Nacional y Cerro Largo igualaron 2 a 2 por la segunda fecha del Torneo Apertura.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment