Susana Giménez cerró el año con la visita de su nieta, el regreso de Gasalla y un deseo políticoEspectáculos 

Susana Giménez cerró el año con la visita de su nieta, el regreso de Gasalla y un deseo político


Susana Giménez cerró su ciclo 2019 con grandes invitados Crédito: gentileza Telefe
16 de diciembre de 2019  • 03:25

Luego de una nueva temporada al frente de su histórico ciclo,
Susana Giménez cerró el 2019 con una emisión especial en la que hubo lugar para sorpresas, regresos, un recital en vivo y hasta un sketch con decenas de invitados. Y así la diva se despidió, al menor por este año, de la pantalla chica.

Un sketch multitudinario

Hay clásicos que la producción de Susana respeta a rajatabla: el sketch con famosos es uno de esos. Para su despedida,
la emisión del domingo comenzó con un clip en el que hubo un verdadero desfile de celebridades nacionales e internacionales.

La premisa de la historia presentaba a Susana en la piel de Lorena (¿un disimulado homenaje a Lorna?), una distraída secretaria que trabajaba para Giménez, y cuyo objetivo era tenerlo todo preparado para el momento del último programa. Junto a ella se encontraba una exigente productora interpretada por
Tini Stoessel, quien junto a su compañero, personificado por
El Polaco, debían llevar adelante un casting multitudinario. Con esa excusa, se presentaban prácticamente todos los famosos que pasaron por el ciclo de la diva a lo largo del 2019. Entre ellos, hubo grandes estrellas como Araceli González, Lali Espósito, Guillermo Francella, Florencia Peña, Marley y Mirko, Sebastián Yatra, Celeste Cid, Silvio Soldán, Vicky Xipolitakis, Carla Peterson y el Puma Rodríguez, junto a muchísimos más.

En ese sketch, también aparecieron Mecha Sarrabayrouse, la hija de Giménez, y el peluquero Miguel Romano. Fue un clip que duró varios minutos y que permitió dimensionar el gigantesco trabajo de producción que implica llevar adelante una propuesta como la de Susana Giménez.

Pablo Lescano, la sorpresa del año

En algunos aspectos, el 2019 no fue sencillo para el ciclo. Hubo varios intentos por probar nuevos ingredientes, que quizá no terminaron de funcionar y debieron ser descartados. En ese sentido, la participación de Roberto Moldavsky, a pesar del buen trabajo del comediante, no terminó de encajar en la estructura del programa.
Pero una incorporación que sumó notablemente fue la de Pablo Lescano, en el marco del segmento
Pequeños Gigantes. El popular cantante fue uno de los jurados del reality infantil, y a lo largo del año supo crecer en su rol convirtiéndose en el dueño de las devoluciones más originales, y los ida y vueltas más divertido con los pequeños participantes. Por ese motivo, él tuvo una presencia muy importante en el último programa.

Una vez terminado el sketch, Marcelo Iripino, un coreógrafo y bailarín históricamente asociado al ciclo, recibió a la conductora al estudio. Allí Susana expresó: “Ha sido un año muy bueno, gracias a todos por estar siempre conmigo”. Y sin más preámbulo, presentó en vivo a Damas Gratis, momento en el que Lescano tocó varios de sus temas más famosos, y hasta se dio el gusto de cantar a dúo con su hija Marita. Una vez finalizado el show, Susana compartió con el músico una breve charla, y allí lo felicitó por su crecimiento dentro del programa. “El agradecimiento que hayas sido jurado es eterno. Aprendí a verte reconociendo música, y me di cuenta que sabés muchísimo”, dijo Susana.

Por su parte, el cantante también se mostró muy agradecido, y reconoció lo mucho que disfrutó su rol en
Pequeños gigantes. Este segmento
marcó uno de los picos de rating de la noche con 16.7, una prueba irrefutable del atractivo que Lescano tiene para los televidentes.

La abuela de Gasalla, un regreso de lujo

Durante muchos años, uno de los principales pilares del ciclo de Susana Giménez fue
Antonio Gasalla en la piel de “La abuela”. Entre ambos el ida y vuelta era inmejorable y ese segmento era de los más populares. Frente a la partida del comediante, el programa quedó huérfano de un momento de comedia sólido, y aunque Fátima Flórez o Moldavsky intentaron -cada uno desde su estilo- suplir esa ausencia, Gasalla siempre fue un nombre que el público devoto del programa quería volver a ver. Este último domingo, ese deseo se hizo realidad.
Gasalla regresó al living y una vez más se hizo evidente la enorme química entre ambos.

Después de años de trabajar juntos, la confianza que tiene Gasalla con Susana le permite llevarla por todo tipo de temas, incluso animándose a preguntarle por su vida privada. De esa manera, y sin demasiadas vueltas, la abuela le preguntó: “¿Estás sola, sola, sola?”. Y entre risas, Giménez solo respondió que de momento no tenía pareja.

Más adelante, Gasalla sorprendió cuando se animó a hablar de política en el contexto del sketch. “Yo todavía no entendí quién gobierna”, dijo. Y sobre el presidente de la Nación, Alberto Fernández, opinó: “No me parece que sea presidente porque habla todo bajito. A medio metro está Cristina y le dice ´cállate la boca´. Lo que ella quiere es decir silencio, pero tiene otro temperamento. Por ahí tengo que cambiar el vidrio de los anteojos, pero yo veo eso”.

Gasalla, decidido quizás a obtener una primicia, volvió sobre la posible existencia de una pareja de Susana, y le consultó: “En este momento de tu vida, ¿alguien te toca?”. Nuevamente, muy tentada por la espontaneidad de la pregunta, la diva respondió de forma ligera: “No sé, no me acuerdo, lo perros me tocan, los Susanos también”. Y entre risas y mucho humor, el actor demostró por qué su participación en el ciclo de Susana es un segmento que jamás perderá vigencia.

La visita de Lucía Celasco, una gran sorpresa

A medida que el final de la emisión se acercaba, uno de los Susanos le pidió a la conductora que le diera la bienvenida a un invitado cuya identidad era desconocida. La diva aceptó la propuesta
y allí aparecieron Lucía y Manuel Celasco, sus nietos. Giménez no pudo ocultar su entusiasmo y los recibió con besos y abrazos. Aunque los jóvenes no se mostraron muy ansiosos por hablar, finalmente intercambiaron muy pocas palabras con su abuela, para después regresar a sus lugares.

A continuación llegó el momento de
Pequeños gigantes, el reality infantil que ocupó un lugar privilegiado en cada una de las emisiones de 2019. Con una suerte muy distinta a la de
Genios de la Argentina,
el concurso propuesto por Marcelo Tinelli que fue levantado prematuramente,
Pequeños gigantes tuvo dos ediciones a lo largo del año, y de allí surgieron varios niños y niñas que sorprendieron al público gracias a sus talentos. Por ese motivo, en el último programa volvieron a presentarse algunos de los números favoritos de los televidentes.

Y de esa manera, la emisión llegó a su final. Con una copa en la mano, la conductora le dirigió un mensaje a sus espectadores: “Deseo lo mejor para nuestro país, que el año que viene tengamos más que este, que fue de mucho estrés no solo por el trabajo de cada uno, sino también por todo lo que pasaba en la Argentina.
Y que se cierre la grieta famosa esa, que no sé quién la abre y que existía desde hace tanto años. Que sean felices todos, y a ustedes por acompañar. ¡Felicidades!”.
Y con esas palabras, Susana cerró un año 2019 en el que demostró que aún es una de las favoritas del público argentino.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment