Tucumán: lo crió como un gato, pero en realidad era un pumaSociedad 

Tucumán: lo crió como un gato, pero en realidad era un puma

Florencia es una joven tucumana que estaba pescando junto a su hermano Lucas cerca de su casa en Santa Rosa de Leales, cuando un ruido que venía de la vera del río los alertó y se acercaron para ver de qué se trataba. Al llegar al lugar encontraron una pequeña cueva y en su interior a dos felinos que parecían “gatitos” amamantándose de su madre muerta.

Sin dudarlo, se los llevó a su casa para cuidarlos. Los bautizó Dani y Tito, pero a los pocos días uno de ellos murió, por lo que Tito se convirtió en su fiel compañero que la esperaba todos los días cuando volvía de la facultad. Lo que nunca sospechó es que ese pequeño animal era en realidad un pequeño puma yagouaroundi.

Lo descubrió después de visitar varias veterinarias para que le operaran la patita que tenía lastimada. Como no llegaba a juntar el dinero para la cirugía decidió llamar a la Fundación Argentina de Rescate Animal (FARA) que asistieron inmediatamente.

“Afortunadamente, ella nos llamó y, de buena onda y corazón, nos entregó el animal porque se dio cuenta de que no era apto para su casa. Lo enjaulamos y llevamos al veterinario que trabaja con nosotros”, explicó Hernán Rodríguez Salazar, presidente de FARA al diario Clarín.

El puma tiene tres meses de edad. (Foto: Fundación Argentina de Rescate Animal).

Al revisarlo y después de hacerle una placa descubrieron que tenía una fisura en una de sus patas traseras. Ahora, lo trasladaron a la Reserva Horco Molle de Yerba Buena, un área protegida donde cuidarán a Tito.

El puma tiene una fisura en una de sus patas traseras. (Foto: Fundación Argentina de Rescate Animal).

“Allí tienen una hembra de la misma especie. Ellos siempre procuran tratar de adaptarlo a su hábitat natural, para que vuelva a ser un animal de caza, que pueda cazar por sus propios medios. Por otro lado, van a seguir tratándole esa fisura en la pata trasera”, informó Salazar.

En declaraciones a El Tucumano, Florencia contó que al animal nunca le faltó nada. “Era una mascota para mí. Lo extraño un montón. Él me esperaba cuando llegaba de la facultad y cuando le silbaba como un pajarito siempre venía. Si vos lo criás y lo consentís, sentís como que es tuyo y te causa dolor que se lo lleven, pero en el fondo sé que está bien que se lo lleven y lo reintegren a la naturaleza. Me parece mal que las personas se adueñen de animales así o los vendan sin importarles lo que les pase”, relató la joven.

Al felino lo trasladaron a la Reserva Horco Molle de Yerba Buena. ( (Foto: Fundación Argentina de Rescate Animal).

El puma yagouaroundi es más grande que un gato doméstico y parecido al puma concolor, aunque más chico. En cuanto a su estado de conservación, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, es una especie bajo “preocupación menor“.

Articulos relacionados

Leave a Comment