Argentina, tierra de amor y venganza: Trauman, literalmente, es apuñalado en la espaldaEspectáculos 

Argentina, tierra de amor y venganza: Trauman, literalmente, es apuñalado en la espalda


Bruno está cada vez más cerca de cruzarse con Lucía y Torcuato Crédito: Prensa eltrece
7 de septiembre de 2019  • 00:55

La llegada de Carmen (
Maite Lanata) al Varsovia, fue un cambió de 180 grados para Samuel Trauman (
Fernán Mirás). Uno de los principales villanos de
Argentina, tierra de amor y venganza, recibió hace varios días la visita de una mujer adolescente, que aseguraba ser hija de él y de una prostituta que trabajó. Y si bien inicialmente Trauman lo negó, pronto aceptó esa situación, aunque eso no lo privó de maltratarla, y durante el último episodio, Carmen demostró que su paciencia no era ilimitada.

Todo comenzó cuando la joven se quedó dormida en el despacho de Trauman, y él la despertó a los gritos. Agotado por la actitud de su hija, comenzó a maltratarla delante de su guardaespaldas y le dijo que su nuevo trabajo sería el de prostituta. Luego de unos minutos de continuar agrediéndola verbalmente, decidió irse de ahí, pero cansada de esa situación, Carmen no dudó en tomar un cuchillo y apuñalar por la espalda a su padre. Frente a los gritos, Ivonne (
Andrea Frigerio) apareció en escena y le aseguró a la joven que la denunciaría por cuchillera. A Samuel, sin embargo, no le costó recuperarse y cuando llegó Julián (
Tomás Kirzner), el villano cambió de idea y no hizo la denuncia.

Mientras tanto, Bruno (
Albert Baró) sigue ocultándose, pero cada vez con menos precaución. Cuando el español escucha al hijo de Lucía (
Delfina Chaves) llorar en su cochecito, se acerca para consolarlo. Pero en ese momento, aparece Libertad (
Virginia Innocenti) que había dejado al bebé solo. La mujer se muestra muy impactada cuando descubre que el “pordiosero” estaba afuera de la cárcel, mientras Bruno se limita a simular ser otra persona, una versión que Libertad obviamente no le cree. Rápidamente, y en busca de su hijo, llegan Lucía y Torcuato (
Benjamín Vicuña), quienes no llegan a ver a Bruno. Y cuando la mujer les asegura que vio al español, ninguno de ellos termina de creerle.

Y como todas las mentiras salen a la luz, esta vez le tocó a Alicia (
Mercedes Funes) ser capturada in fraganti mientras estaba en la cama con Gabriel (
Federico Salles). Mientras buscaba a su esposa, Aldo entra en la habitación y ahí los ve a ambos, una revelación que lo llena de bronca. Mientras el hermano de las Morel asegura ser una víctima de la situación, Alicia rompe en llanto y le pide a su marido que por favor no la deje. Él, furioso, le dice que jamás vuelva a exigirle nada, y que no use más a la hija de ambos como rehén.

Por último, Raquel (
Eugenia Súarez) sigue conviviendo con el costado más oscuro de Salaberry (
Luciano Cáceres). Cuando intentaba buscar sus papeles para comenzar a estudiar enfermería, su marido le confiesa que los tiró porque quiere protegerla. La polaca le dice que así no va a lograr nada, y el comisario le pregunta si está nuevamente viendo a Moretti. Ella lo niega pero él no lo acepta, y luego la toma del cuello y le anuncia que la dejará encerrada en la casa que comparten. De ese modo, todo indica que una vez más, Raquel deberá luchar contra un nuevo captor.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment