La sonada aventura de Ben Malasangüe: piratas en La Boca y una gran alegría musicalEspectáculos 

La sonada aventura de Ben Malasangüe: piratas en La Boca y una gran alegría musical


Fuente: LA NACION

Autor: Lionel Arostegui, sobre un cuento de Ema Wolf /
Dirección: Lionel Arostegui /
Música y Dirección musical: Joaquín Salamero /
Elenco: Lionel Arostegui, Hernán Lewcowicz, Victoria Baldomir, Gastón Jeandet, Franco Brisioli, Joaquín Salamero, Joni Strugo, Hernán Distéfano y Martín Quintana. escenografía: Lula Rojo y Vanessa Giraldo. vestuario: Cecilia Gómez García. luces: Caio Senicato /
Sala: El Galpón de Guevara, Guevara 326 /
Funciones: Sábados, a las 17.
Nuestra opinión: Buena

El pirata Ben Malasangüe sale de Nápoles a ritmo de tarantela, con su barco cargado de aventura. Aunque ya no sean tiempos de abordaje los que lo llevan a navegar con las bodegas y los estómagos de sus tripulantes vacíos. Una escala en el Caribe con tribulaciones no mejora mucho la fortuna de los piratas. Se enfrentan allí al Baronet Rupert, tan fuera de época como Ben, quien lo confunde con su archienemigo Sandokán, el mítico Tigre de la Malasia (a quien dedica Ema Wolf su relato). Sólo un final con aroma a pizza boquense podrá darles la sensación de arribar a puerto seguro.

El proyecto teatral-musical de Lionel Arostegui y Joaquín Salamero surgió del seminario-taller intensivo de teatro musical organizado por la Bienal de Arte Joven 2017 sobre la base de un cuento de Ema Wolf, una de las escritoras que mejor maneja el humor en la literatura infantil argentina. El relato llega al teatro hilvanando escenas representadas con nexos narrados y una presencia permanente de la música, con sus intérpretes convertidos en parte de la tripulación pirata.

El mix le da frescura a la puesta en escena de La sonada aventura de Ben Malasangüe, aunque deviene en cierta aceleración excesiva. Se pierde así algo de la historia original, tanto desde lo argumental -como el anacronismo de la piratería en pleno siglo XIX-, como del rico lenguaje humorístico del texto de Ema Wolf, que podría haberse traspolado en mayor medida en matices del juego actoral.

Pero la alegría musical impregna al conjunto creando climas de modo tal que es fácil imaginar a la totalidad de la nave pirata a partir de la proa que se desliza por los mares imaginarios, a las olas tras el fragmento de barandilla de sogas marineras.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment